Artículos

Todos los días estamos publicando nuevos artículos... 

La vela que se consumió

Después de la muerte de los apóstoles, es probable que no haya existido un predicador más poderoso que George Whitefield, fundador del metodismo. Predicó 180.000 veces durante sus 34 años de ministerio (es decir, un promedio de diez sermones por semana) y sus oyentes podían alcanzar hasta las veinte o treinta mil personas. Esos sermones duraban entre cuatro y cinco horas; las multitudes soportaban horas de pie bajo la lluvia, mientras George utilizaba los truenos y relámpagos como ejemplos y metáforas. ¿De dónde procedía aquel portentoso poder para predicar que tenía George Whitefield? George nació en Gloucester, Inglaterra, en 1714, en la cantina de su padre. Su madre enviudó cuando él tení

¡No hay diferencia!

Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con los que le invocan. Romanos 10:12. El avión había despegado, y la niña todavía lloraba. En silencio. Tal vez pensando que, en la intimidad de sus sentimientos, nadie la veía. Pero, después del escándalo que había ocurrido dentro del avión, antes del despe­gue, sería imposible dejar de verla. Un hombre rico y famoso había tomado el lugar que le pertenecía a ella, y nadie fue capaz de sacarlo de allí. Yo no lo oí, pero otro pasajero aseguró que el hombre le dijo a la chica: –¿No sabes quién soy? La pobre chica no sabía. Tampoco tuvo el valor de exigir que se respetase un derecho que le pertenec

Dichosos los pacificadores

El famoso presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln, fue asesinado el 14 de abril de 1865. A la mañana siguiente, la ciudad de New York presentaba una escena de la más peligrosa efervescencia. Se colocaron anuncios en las esquinas de las calles de Nueva York, Brooklyn y Jersey que convocaban a los ciudadanos leales a reunirse frente a la oficina de la Bolsa en Wall Street, a las once de la mañana. Cincuenta mil hombres se presentaron armados, listos para vengar la muerte del primer mandatario. Los oradores arengaban a la multitud. Los ánimos se caldeaban por momentos. Algunos voluntarios presentaron una horca portátil al tiempo que gritaban: *¡Venganza, venganza! *, mientras la pasab

Victorias miserables

¡Tuyos son, Señor; la grandeza, el poden la gloria, el dominio y la majestad! 1 Crónicas 29:11. ¿Has oído hablar de Pirro (318-272 a.C.), el famoso rey de Epiro, en la antigua ¿Grecia? Se dice que cierto día Pirro estaba escuchando el sonido de dos flautas. Una dejaba oír una música alegre; la otra, una música sombría. Entonces uno de los músicos preguntó: —Su Majestad, ¿cuál de las dos ejecuciones le gusta más? —Ninguna —respondió Pirro—. El sonido que más me gusta es el de las espadas al golpear una contra la otra. Y el de una flecha cuando sale disparada del arco. Y es que a Pirro le gustaba la guerra. Tenía poder, fama y riquezas, pero su inquieto espíritu guerrero le impedía disfrutar d

El niño en la gran Biblioteca

¿Cree usted en Dios? - Le preguntó George Sylvester Blereck a Albert Einstein. La respuesta del genio siempre me ha cautivado. -No soy ateo- Respondió el científico. El problema que conlleva es demasiado vasto para nuestras limitadas mentes. Estamos en la posición de un niño dentro de una enorme biblioteca con cientos de libros escritos en diversos idiomas. El pequeño sabe que alguien debió haber escrito esos textos, pero no sabe cómo sucedió. Tampoco entiende los idiomas en los que están escritos. Además, intuye que existe un orden misterioso en su disposición, pero no sabe cuál es. Esa, me parece, es la actitud que un hombre inteligente debiera mantener respecto de Dios. Vemos el universo

Escoge bien a tus consejeros.

Aléjate del necio, pues de sus labios no obtendrás conocimiento. Proverbios 14:7 ¿Cuál es el colmo de un padre sabio? Que el hijo le salga necio. Y sin ánimo de ofender a nadie, ¿de qué otra manera se puede calificar a Roboam, el hijo del sabio Salomón? Roboam tuvo acceso a la sabiduría de los sabios, pero prefirió la necedad de los fatuos. Fue precisamente su padre, Salomón, quien escribió: «Júntate con sabios y obtendrás sabiduría; júntate con necios y te echarás a perder» (Prov. 13:20). Roboam hizo exactamente lo contrario. Desde regiones lejanas de la tierra la gente venía a escuchar la sabiduría de Salmón (ver 1 Reyes 10:24). ¿Dónde estaba Roboam mientras su padre impartía su sabiduría?

Cincuenta ovejas se suicidan

Sucedió en Turquía. Un rebaño avanzaba tranquilamente por una montaña, al borde de un desfiladero, rumbo a su redil. Todo iba bien. Nada hacía suponer la existencia de un problema. Nadie, al ver el sereno rebaño que conducía su pastor, habría podido adivinar lo que estaba a punto de ocurrir. De repente, una oveja se lanzó al precipicio. No resbaló. No fue a buscar algo. Sin razón alguna, simplemente, saltó al vacío. Lo increíble fue lo que pasó después. El resto del rebaño, una oveja a la vez, se lanzó al precipicio detrás de ella. Sin titubear, sin pausas y sin darse cuenta, las ovejas se lanzaron a la muerte. El suceso causó gran sorpresa, aunque no era la primera vez que ocurría. En 2005,

La crisis y el carácter

Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza. Salmo 56:3, NVI. ¿Cuál de las siguientes declaraciones refleja mejor la realidad? El momento de crisis forma el carácter. El momento de crisis revela el carácter. Sin lugar a dudas, la segunda. Las crisis no te convierten en la persona que eres; más bien, muestran la clase de persona que eres. La manera como Saúl y David actuaron en momentos críticos sirve de ejemplo. ¿Qué infeliz decisión tomó el rey Saúl cuando vio que su reino se desmoronaba? Consultó a una mujer espiritista (ver 1 Sam. 28). ¿En quién se apoyó David cuando enfrentó momentos críticos? En Dios (ver Sal. 56:3). Encontramos un ejemplo de esta convicción cuando, forzado por la f

Buscar por categoría
Recientes
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Archivo
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2020 IDM --Misión Internacional de Desarrollo