Artículos

Todos los días estamos publicando nuevos artículos... 

El hombre que nunca fue

Si te gusta el fútbol americano quizá te preguntarás qué sucedió con Todd Marinovich, de quien hablamos en la anterior reflexión. Antes de cumplir los veinte años ya era una estrella y había roto los récords de Quarterbacks que llegaron a ser leyendas de la NFL de los Estados Unidos. Su propio récord de 9.182 yardas en una sola temporada antes de entrar a la universidad se mantuvo durante más de dos décadas. Sin embargo, el paso de Todd Marinovich por el fútbol americano profesional fue casi imperceptible, como el de una estrella fugaz en una noche iluminada. Pudo ser el más grande de todos pero se extinguió sin dejar rastro. ¿Qué pasó con él? Cuando, hace veinte años, leí por primera vez la

El valor de un regalo

No presentaré al Señor mi Dios holocaustos que no me hayan costado nada. 2 Samuel 24:24 ¿Qué aprecias más cuando recibes un regalo? ¿La calidad? ¿El precio? ¿La necesidad que suple? Para ayudarte a responder esta pregunta, piensa en un regalo que ocupe un lugar especial en tu corazón. Uno de mis escritores favoritos, Lewis Smedes, cuenta que cierto día estaba llegando a su casa con su esposa Doris, cuando vio una caja que el correo había dejado en la entrada. Cuando la abrió, encontró dentro de ella una hermosa manta, de color blanco, tejida a mano. El regalo había sido enviado por Sue, una amiga de ellos que habían conocido hacía treinta años. En la misma caja encontraron una nota que de

Criado para ser una superestrella

El 22 de febrero de 1988, la revista Sports (Ilistrated publicó un artículo titulado *Bred To Be a Superstar*[Criado para ser una superestrella]. En él, Douglas S. Looney relata la historia de cómo Todd Marinovich fue preparado desde su nacimiento para ser el perfecto quarterback de fútbol americano. Cuando nació, su padre ya había colocado un balón de fútbol americano en su cuna. El artículo informa que Todd siguió una dieta perfecta. Nunca comió una hamburguesa de un establecimiento de comida rápida, ni esas deliciosas galletas de chocolate rellenas de crema, o una rosquilla de bollería. Cuando iba a fiestas de cumpleaños, llevaba su propio pastel y helado hechos en casa para evitar el exc

Lo veremos

Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 1 Juan 3:2. El apóstol Juan es enfático al afirmar que, en el cielo, “le veremos tal como él es”. Se refiere a Jesús; y creo que será el momento más emocionante para la raza humana. Porque, en esta tierra, mientras Jesús no regrese, solo podemos relacionarnos con él por medio de la fe, separando diariamente tiempo para estudiar su Palabra y para orar. Pero, en el cielo, podremos verlo cara a cara, tal como él es. ¿No es extraordinario? Quiero estar allá, y sentir el abrazo de Jesús. Agradecerle por haberme perm

Los pecadores no tienen escapatoria

No se puede pecar impunemente. Esta es una de las sentencias más categóricas de la Biblia. Cómo dice el sabio Salomón: *El que es perseguido por homicidio será un fugitivo hasta la muerte* (proverbios). La justicia humana y la divina son implacables. Cuando los nativos de malta vieron que una serpiente se prendió de la mano del apóstol Pablo, en tiempo de frío, cuando ya están aletargadas, dijeron: *Sin duda este hombre es un asesino, pues, aunque se salvó del mar, la justicia divina no va a consentir que siga con vida* (hechos 28:4). Si la justicia humana no atrapa pronto a los asesinos, la justicia divina los alcanzará más tarde. La historia de Henry Ziegland nos enseña esto. En el año 188

¿Quieres tomar algo conmigo?

Poco antes de publicar su artículo “Inside the Minds of Animals” (en la mente de los animales), en la revista Time de agosto de 2010, Jeffrey Kluger recibió de Kanzi, un bonobo de veintinueve años, una invitación para tomar café. Los bonoboa son primates, primos cercanos del chimpancé, que viven al sur del río Congo, en Africa. Kanzi, sin embargo, vive en un centro de investigaciones de Iowa, Estados Unidos, donde se le ha enseñado a comunicarse mediante un lenguaje desde que nació. Kanzi conoce formalmente 384 palabras, aunque ha creado probablemente algunas docenas más por sí mismo. Durante la mayor parte del día, Kanzi mantiene cerca de sí tres hojas ilustradas con cientos de símbolos lle

Tú decides

Elijan hoy a quién van a servir. Josué 24:15 Wilfred era un joven médico que vivía en Londres. Cierto día regresaba a su casa, después de visitar a un paciente, cuando una enorme carpa captó su atención. Decidió ver qué estaba pasando. Dentro de esa carpa se estaba desarrollando una conferencia religiosa, dirigida por Dwight L. Moody. Wilfred tomó asiento y observó. Todo estuvo bien hasta que llegó el momento de las oraciones. Entonces uno de los participantes elevó una oración tan larga que Wilfred decidió irse. Ya estaba por irse cuando Moody, el predicador, se paró delante de la congregación y dijo: «Amigos, vamos a cantar un himno mientras nuestro hermano termina de orar». La ocurrenc

El valor de la sabiduría

La sabiduría es muy valiosa, la buscamos ansiosamente, pero raras veces la encontramos. Toda la información y el conocimiento adquiridos por la mente humana carecen de valor si no se convierten en sabiduría mediante reflexión cuidadosa y acciones útiles. La humanidad ha buscado el conocimiento con verdadera pasión. La medición de la distancia que hay de la Tierra al Sol, conocida como unidad astronómica, fue una de las empresas heroicas de la astronomía del siglo XVII. El establecimiento de esa unidad se consideraba muy importante porque con ella se podía calcular la distancia a las estrellas y otras distancias en el universo. Había dos métodos mediante los cuales se podía calcular: la micr

Ya tienes tu montaña?

Con la ayuda de Dios haremos grandes cosas. Salmo 80:12 Cuando se le preguntó a Edmund Hillary qué lo había motivado a arriesgar su propia vida con el fin de escalar el monte más alto del mundo, el Everest, simplemente respondió: «Porque nadie lo había hecho antes. Había que escalarlo», Ni los 8,842 metros de altura, ni todas las dificultades que se le interpusieron (las tormentas de nieve, el frío que le helaba la sangre, los abismos profundos) impidieron que este hombre y el nativo que lo acompañó, Tenzing Norgay, lograran lo que nadie había podido hacer hasta aquel 29 de mayo de 1953. ¿Qué impulsa a que un ser humano se trace una meta y, con esfuerzo sostenido, la alcance, a pesar de las

Buscar por categoría
Recientes
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Archivo
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2020 IDM --Misión Internacional de Desarrollo