• Félix Cortés - Matutina Sabias que?

Cuando los jovenes lloran


Dios oyó que el muchacho lloraba; y desde el cielo el ángel de Dios llamo a Agar y le dijo: “¿Qué te pasa, Agar? No tengas miedo, porque Dios ha oído el llanto del muchacho ahí donde esta” (Génesis 21:17, DHH).

Ismael fue un muchacho que tuvo que afrontar muchas situaciones complejas. Su madre fue Agar, sierva de Sara, la esposa de Abraham. En aquellos tiempos, cuando la esposa era estéril, era costumbre que diera a su esposo una de sus siervas para que tuviera hijos, los cuales eran tratados como sus hijos legítimos. Así que cuando Sara envejeció y perdió todas las esperanzas de quedar embarazada, a pesar de la promesa divina de que tendría hijos, entrego a Agar a su esposo para que cumpliera su objetivo. Al poco tiempo, la sierva estaba embarazada, lo cual cambio la actitud de Agar, quien ahora veía con desprecio a su ama. Con todo, Abraham se puso muy contento con el nacimiento de Ismael.

Todo cambio cuando nació Isaac, hijo de Sara. Entonces Ismael paso a un segundo plano y comenzaron los roces entre ambas madres. Un buen día el hermano mayor se burló del pequeño y Sara obligo a Abraham a echar a Agar y a su hijo de su casa. El viejo patriarca obedeció a su mujer y despidió a madre e hijo. Ismael se dio cuenta de todo lo que ocurría y partió con Agar en medio del desierto. Pero pronto se terminaron las provisiones. El sol golpeaba sus rostros y la sed estaba acabando con ellos. Entonces, Ismael comenzó a llorar en medio del desierto. Ahí desahogo toda su amargura y su frustración. Su padre lo había despedido y sentía una gran impotencia. Sediento y cansado, únicamente podía llorar creyendo que a nadie le importaba su vida.

Pero Dios escucho el llanto de Ismael y salvo su vida. El Señor conocía los sufrimientos del muchacho y no lo dejo calcinarse en medio del desierto. Al contrario, proveyó una fuente de agua y libro su vida y la de su madre.

Dios escucha el clamor y el llanto de un joven. No es indiferente cuando las lagrimas recorren las mejillas de sus hijos. No importa cuál sea el motivo del sollozo, una relación sentimental, una pelea con los padres, un malentendido con los amigos, una calificación reprobatoria en la escuela, el oye cuando sus hijos lloran y está listo para dar soluciones a sus dificultades.

Dios no ignora tus lágrimas. No lo olvides. Seguramente él tiene una manera de remediar tu problema. Búscalo y él te lo hará saber

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo


  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo