• Web de recursos cristianos

Intimidad en la vida matrimonial (Segunta Parte


...Si quieres aprender sobre la intimidad en la vida matrimonial al nivel espiritual, afectivo, Intelectual y corporal, lee el artículo que publicamos en nuestra pagina web el domingo pasado...
NIVEL SEXUAL:
Sucede con mucha frecuencia en la consulta pastoral que hay parejas que no conocen sus gustos, preferencias, zonas erógenas y toques placenteros. Han tenido relaciones muchísimas veces pero no se detuvieron a decir qué sienten antes, durante y después de cada relación.
Hay principios que toda pareja debe respetar para que pueda haber un mínimo de intimidad sexual.
Nombramos algunos elementos útiles para su enriquecimiento.
1) La intimidad sexual tiene su lugar físico
Sabemos que hay crisis de vivienda y esto da lugar muchas veces a problemas en la pareja. Una de las causas de perturbación en la intimidad sexual puede ser la falta de espacio en la vivienda.
Hay parejas que tienen relaciones cuando los chicos duermen con ellos. Piensan que están dormidos y mantienen una relación apurada y silenciosa para que el niño no lo advierta. Otros tienen relaciones con la puerta abierta para escuchar si al nene le pasa algo.
Algunos han tenido malas experiencias en su niñez o adolescencia. A causa de la promiscuidad en la que vivieron sufrieron incesto, trato homosexual, perversiones, etc.
La eyaculación precoz o anorgasmia tanto como la frigidez en la mujer derivados del lugar físico en el cual se quiere intimar, es otro posible problema.
La verdadera intimidad sexual necesita de un lugar apropiado para que la relación de amor llegue al pleno contentamiento de ambos y no sólo de uno de ellos, que generalmente es el hombre.
2) La Intimidad sexual es de mutua entrega:
El amor es la expresión suprema de Dios y él ha creado al hombre y la mujer para que fueran uno en su intimidad legítima. Dentro de las relaciones íntimas creadas por Dios la intimidad sexual es abandonarse, entregarse al placer y al amor.
Uno llega a conocerse a sí mismo como hombre o mujer y los dos se revelan el uno al otro.
Es aquí donde se experimenta la íntima entrega y donde se expresa el afecto más íntimo y sincero. Hoy se confunde “hacer el amor” con mantener relaciones sexuales. Si se entra en este trato de relaciones pasa a ser sólo una relación superficial mientras que la intimidad a la que Dios nos ha llamado es a la de una relación de amor mutuo que lleva al conocimiento más profundo del ser humano.
La comunicación y el trato normal entre la pareja durante el día afectan la relación sexual.
Como dijo alguien: “Las relaciones íntimas comienzan en la cocina, por la mañana”. Los roces y conflictos no solucionados durante el día levantan barreras en la pareja. “No se ponga el sol sobre vuestro enojo” quiere decir que los problemas se deben solucionar en el día.
Hay esposos que no son sensibles a la esposa y no se preocupan de que ella tenga ansiedades o cansancio por haber aguantado a los chicos durante el día, cuando llegan a su hogar esperan tener un brillante acto sexual.
Si hay sensibilidad, preocupación y ternura durante el día, es posible que ella esté preparada para tener relaciones en la noche.
La mutua entrega en estas condiciones se cumple dentro de una mayor expresión de cariño.
3) La intimidad sexual se toma su tiempo:
Una relación íntima de amor no es para apurados sino para cuando haya tiempo suficiente para una entrega consciente y adecuada. No hay una regla fija para la frecuencia de la relación. La regla sana es esperar hasta cuando los dos tengan la mayor oportunidad y deseo, pero si no fuese así ambos deben satisfacerse en el tiempo en que el otro lo necesite.
La ansiedad de muchos y la exaltación del clímax como lo más importante en el acto sexual, hace que se tenga una relación tipo “rapidísimo". De ninguna manera el “clímax” es lo más importante en el acto íntimo, los gestos previos, las palabras dulces, las caricias, los piropos y la entrega mutua hacen “un todo” en el acto matrimonial.
La naturaleza del hombre es excitarse rápidamente, la mujer es más lenta. Se requiere tiempo para prepararla. Las caricias estimulan y son una expresión de amor que toda mujer necesita. La naturaleza de la mujer es de responder más lentamente al acto sexual y requiere que el hombre no se precipite.
Demasiados hombres hoy en día carecen de información acerca de estos detalles que hacen a una intimidad sana y natural.
El trabajo, los compromisos, el correr de aquí para allá, la indolencia y la falta de apetencia de asesoramiento, producen esta desinformación en el hombre.
4) La intimidad sexual está fundamentada en el amor
Como dijimos anteriormente acerca de la facilidad con que se habla de “hacer el amor”, no es lo mismo una experiencia sexual que una relación íntima de amor.
La experiencia sexual tiene que ver con un momento, un tiempo y no necesariamente con una persona en particular.
La relación íntima tiene que ver con un estilo de vida, con un tiempo especial y con una persona especial, la esposa o el esposo. Quienes no pueden o no son capaces de intimar de esta manera buscan una y otra vez experiencias sexuales sin ningún compromiso los cuales finalmente llevan a la frustración.
FINALMENTE:
Si la intimidad no tiene su base en el amor, con el tiempo el sentimiento de intimidad se irá perdiendo. Se puede tener sexo genital pero no intimidad sexual que tiene que ver con palabras, afecto, forma de conocerse, etc.
Podemos estar unidos de la cintura para abajo y estar muy lejos de la cintura para arriba.
La intimidad sexual involucra tanto lo uno como lo otro. No sólo la parte genital debe tener una relación con la otra persona sino también el corazón, la mente y los sentimientos.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/


  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo