12 preguntas para educar con coherencia


Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Ser coherente en todo momento con nuestros hijos es muy difícil. Les queremos pero les castigamos y les gritamos. Les mentimos o les ignoramos. Prometemos cosas que no cumplimos. Les decimos que les amamos pero no les dedicamos tiempo.

¡Aquí hay algo que no funciona!

  • Cuando tu hijo no acaba un trabajo, le riñes y castigas por perezoso pero cuando eres tú quién no lo acaba, entonces es porque tienes otras cosas más importantes que hacer.

  • Cuando tu hijo llora y patalea entiendes que es un maleducado que trata de llamar la atención como sea pero cuando tú estás triste y malhumorado entonces es que necesitas consuelo y comprensión.

  • Está prohibido que tu hijo grite o diga palabrotas pero cuando tú las dices es porque te han provocado o porque no hay otra manera de que tus hijos te escuchen.

  • Le pegas una bofetada por pegar a su hermano. ¿Quién entiende esto?

  • Te quejas de que tu hijo adolescente se encierra en su cuarto y no te habla pero tú llegas bien tarde del trabajo y te encierras en la cocina a cenar y leer tu periódico. ¡Y te enfadas si te interrumpen!

  • Te pones nervioso porque tu hijo es lento al hacer sus encargos pero cuando tú también lo eres entonces es porque eres meticuloso.

  • Cuando tu hijo defiende con vehemencia lo que para él es importante es un egoísta y un cabezota pero cuando eres tú quien defiende sus derechos es porque no te dejas pisotear.

  • Cuando él llega tarde a sus citas es un irresponsable pero cuando lo haces tú es porque estás muy atareado o porque los demás te han impedido ser puntual.

  • Cuando él abusa del móvil es porque está enganchado y merece requisarle el teléfono pero tú debes estar constantemente conectado a tu móvil en casa por asuntos de trabajo.

¡O nos aclaramos o nuestros hijos se volverán locos con nuestras incoherencias!

La regla de oro para ser coherente

Para ser coherente con tu hijo, en cada intervención hazte estas dos preguntas:

  1. ¿Qué es lo que necesita en estos momentos? ¿Qué le riña o que le de ejemplo? ¿Qué lo castigue o le comprenda?

  2. ¿Qué es lo que quiero que aprenda con mi actuación?

12 preguntas indispensables para actuar coherentemente con tu hijo:

La coherencia se basa en el amor, en el respeto y el sentido de justicia. Si falla uno solo de estos ingredientes, falla tu proyecto educativo. Las siguientes preguntas están formuladas bajo estos parámetros. Condicionan no solo la estabilidad psicológica y emocional de tu hijo sino la estabilidad familiar.

  1. ¿Con mi comportamiento, ¿qué le estoy enseñando?

  2. ¿Le estoy pidiendo algo que yo mismo no voy a cumplir?

  3. ¿Me guía mi amor cuando le riño por un comportamiento negativo o lo hago por cansancio, ego o comodidad?

  4. Si continúo haciendo lo que hago, ¿se arreglará el problema?

  5. ¿Es posible que haciendo lo que hago se agrave el problema?

  6. Mis métodos educativos, ¿fomentan o rompen mi relación con mi hijo?

  7. ¿Podría hacer lo que hago utilizando métodos más respetuosos con mi hijo?

  8. ¿Estoy cambiándole aspectos de su personalidad valiosos para forzarle a ser como yo quiero que sea?

  9. Cuando mi hijo me obedece, ¿lo hace de forma forzada, obligado o temeroso más que por convicción?

  10. Con mi intervención, ¿le estoy enseñando a solucionar sus problemas o lo hago dependiente de mí?

  11. Con mis palabras, ¿lo ayudo a crecer en seguridad o estoy minando su autoestima?

  12. ¿Cuál es el verdadero motivo de su comportamiento? ¿Cuál es el verdadero problema? ¿Su comportamiento o los sentimientos que han generado ese comportamiento?

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2020 IDM --Misión Internacional de Desarrollo