La mujer y sus respuestas - I parte


  • Trátala con amor fuera de la habitación. La intimidad sexual es una experiencia profundamente emocional para la mujer. A ella la estimula la cantidad de atención cariñosa que el esposo le haya mostrado durante el día y considera cada relación íntima como un momento de amor profundo y una parte importante de su vida. Si el esposo parece considerar la vida sexual de su esposa como algo natural, ella puede sentirse profundamente herida y ofendida. Es posible que las afirmaciones repetidas le parezcan innecesarias y teatrales a él; pero en el caso de ella no es así; ella no las necesita por vanidosa o porque esté buscando cumplidos, sino porque la mujer se retrae instintivamente de los encuentros sexuales faltos de amor y admiración.


  • Sé cariñoso con ella tocándola con amor, con caricias y abrazos durante todo el día, tocándola sin ninguna insinuación sexual. Tómala de la mano cuando estén en el carro, o mientras andan caminando. Si sólo la tocas cuando quieres sexo, ella aprenderá que cualquier abrazo y contacto físico significa un viaje a la habitación, y lo resentirá.


  • La mujer necesita escuchar palabras de cariño y experimentar sentimientos amorosos antes de poder responder en la cama. Cuando a una mujer se le preguntó qué cosa, solamente una, querría cambiar en la habilidad de su cónyuge como amante, ella contestó: “Que él se diera cuenta que el ambiente para la intimidad sexual comienza cuando él se levanta cada mañana, no cuando se mete en la cama en la noche. Lo que necesito son sus pequeñas atenciones, las palabras amables, su preocupación por mí, que me acaricie y me ponga de humor”. Cualquier esposo que piensa que él puede meramente entrar en la habitación y esperar que su esposa se excite sin ninguna preparación, no entiende la sexualidad femenina.


  • Dos cosas excitan a la mujer más que nada: el contacto físico y las palabras. El amante sabio es capaz de acariciar a su esposa con palabras: “Eres todo para mí”, “El mejor día de mi vida fue cuando te encontré”. “Soy el hombre más dichoso del mundo porque tú eres mi esposa”. Tales palabras despiertan sentimientos amorosos de la mujer y la preparan para la intimidad sexual. Cuidado con unas palabras o términos vulgares durante la relación amorosa con tu esposa. Es posible que para ti sean estimulantes, pero la mayoría de las mujeres las encuentran ofensivas...

...2a. parte el próximo domingo.


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo