Lo que el adolescente necesita

  1. Adaptarse a su nueva imagen: Los cambios en la apariencia son significativos. Esto hace que, cuando el adolescente se mire al espejo, encuentre una persona que está cambiando a la que ha de acostumbrarse progresivamente.

  2. Ajustarse a su nueva capacidad mental: Cada día se añaden nuevas destrezas intelectuales que van perfeccionándose por la influencia del ambiente y el acceso al mundo adulto. El adolescente empieza a analizar los hechos de una manera más abstracta y más madura.

  3. Hacer frente a las crecientes exigencias escolares: Los planes de estudio introducen a esta edad conceptos cada vez más complejos, partiendo del supuesto de que el adolescente está ya preparado para asimilarlos. Además, los profesores esperan del adolescente mayor profundidad y madurez en el análisis y exposición de las materias.

  4. Avanzar en su repertorio verbal: La madurez intelectual no siempre va acompañada de un nivel de expresión. El adolescente tiene que adquirir un léxico personalmente elaborado para traducir su pensamiento más maduro en lenguaje.

  5. Adquirir una identidad personal: El adolescente no está satisfecho con una identidad fusionada a la familia, ahora necesita afirmar su individualidad. Es el momento en que tendrá que decidirse sobre “Quién soy” y “Qué camino voy a tomar” en el futuro.

  6. Establecer metas vocacionales: En la mente del adolescente debe ir perfilándose la imagen del tipo de profesión deseada. Esto determinará la elección de una línea de estudios o de aprendizaje profesional. A su vez, esta línea debe ser lo suficientemente flexible para adaptarse a las ofertas disponibles de empleo.

  7. Afirmar su independencia respecto a los padres: Aunque la independencia material no se realice hasta más tarde, el adolescente necesita plantearse la independencia emocional y psicológica de los padres. Con frecuencia eso trae consigo contrastes paterno-filiales en los puntos de vista, en los juicios morales y en las conductas.

  8. Establecer relaciones amistosas sanas: El papel del grupo en el adolescente es básico. Por ello es necesario que el muchacho se integre en él, sin seguirlo a ciegas pero relacionándose adecuadamente. También ha de acostumbrarse al trato natural con los miembros del sexo opuesto.

  9. Aprender a controlar la sexualidad: Con el advenimiento de la maduración sexual, el adolescente ha de tomar una serie de decisiones importantes, en relación con su propia conducta sexual. La actividad sexual se halla condicionada por aspectos culturales, morales, sanitarios, y otro, por lo que tiene que ser ejercida con responsabilidad completa.

  10. Adoptar un estilo de vida correcto: Las enseñanzas recibidas de los padres en cuanto a lo que es bueno o malo, importante o secundario, son ahora un punto de partida, pero no resultan insuficientes. El adolescente ha de fundamentar en principios firmes y seguros sus propios valores, sean estos sociales, espirituales o éticos, e ir adquiriendo un nuevo estilo de vida de persona adulta y responsable.

  11. Controlar sus impulsos y ejercer madurez de conducta: Tiene que adquirir capacidad para gobernar su impulsividad y postergar las recompensas. Se trata de una transición difícil para algunos que despliegan conductas agresivas o socialmente inaceptables. Pero estas, en última instancia, es necesario ponerlas bajo control.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo


Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo