Expresarse con amor


Un mismo alimento puede saber muy distinto según cómo se cocine.

Existen cientos de formas de guisar las papas, por ejemplo. Hay comidas que me gustan preparadas de cierta manera, y que de otras maneras no me apetecen nada.

Es muy diferente comerse una fruta o verdura cruda que comérsela cocinada.

La presentación influye en nuestra reacción.

Y eso es tan válido para la comida como para nuestra comunicación e interacción con los demás.


La presentación es fundamental.

Una misma idea se puede expresar de muy diversas maneras.


Si se hace con un dejo sombrío, que revela toda una gama de emociones negativas, se suscitan reacciones adversas; mientras que de otra manera se genera exactamente lo contrario.


Quienes plantean las cosas con amor y consideración obtienen casi siempre mejores resultados.


Al expresarnos con amor hacemos que la otra persona se sienta a gusto, que se sienta amada, que sienta que la apreciamos, la respetamos y confiamos en ella. Y de esa manera uno casi siempre se gana su colaboración.


En realidad, lo más importante no siempre son las palabras que decimos, sino el tono que empleamos. Cuando tenemos que señalar un problema o decir algo que sabemos que será difícil de aceptar, y es necesario abordar la cuestión sin rodeos, la otra persona disculpará nuestra franqueza si ve que nos interesamos sinceramente por ella.


Aunque no nos expresemos con las palabras más adecuadas y de la manera más diplomática, lo que más importa y lo que más fortalecerá la relación es que la persona perciba nuestra consideración. Tratemos a los demás con amor y confianza.


Un poco de tacto, por favor.

Una palabra dicha a destiempo, fuera de lugar o dirigida a una persona que no debiera oírla se considera una falta de tacto.


El diccionario define tacto como «habilidad para hablar u obrar con acierto en asuntos delicados o para tratar con personas susceptibles sin ofenderlas; delicadeza; diplomacia».

Delicadeza es «atención, ternura y suavidad en el trato con las personas».

Así pues, hablar con tacto y decir lo que conviene en el momento oportuno no es más que ser sensible a los sentimientos ajenos y dar un toque personal a nuestras comunicaciones con los demás, es decir, reconocer lo que puede resultarles ofensivo y evitarlo.

Es agradable ser importante, pero más importante es ser agradable.

Una palabra irresponsable: Puede encender discordias.

Una palabra cruel: Puede arruinar una vida.

Una palabra de resentimiento: Puede causar odio.

Una palabra brutal: Puede herir o matar.

Una palabra amable: Puede suavizar las cosas.

Una palabra alegre: Puede iluminar el día.

Una palabra oportuna: Puede aliviar la carga.

Una palabra de amor: Puede curar y dar felicidad.

¿Cómo se aprende a tener más tacto?

Antes que nada, orando.

Ruega a Dios que te ayude a tener más presentes los sentimientos de los demás y cultiva el hábito de orar antes de hablar.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo