La inteligencia emocional.


¿Por qué unos son más capaces que otros de enfrentar contratiempos, o superar obstáculos y ver las dificultades de la vida de manera diferente?


Un nuevo concepto irrumpe con vigor y tambalea las categorías establecidas a propósito de interpretar la conducta humana, y por ende de las ciencias que durante siglos se han dedicado a desentrañarla, llámense Sicología, Educación,Sociología, Antropología, u otras. En más de un ocasión nos habremos preguntado que es lo que determina que algunas personas independientemente de su cultura, estrato social o historia personal, reaccionen frente a problemas o desafíos de manera inteligente, creativa y conciliadora. Nunca antes se había considerado incorporar en el análisis un concepto tanto o más importante que el cociente intelectual, como lo es la Inteligencia Emocional. ¿Por qué algunas personas tienen más desarrollada que otras, una habilidad especial que les permite relacionarse bien con otros, aunque no sean las que más se destacan por su inteligencia? ¿Por qué unos son más capaces que otros de enfrentar contratiempos, o superar obstáculos y ver las dificultades de la vida de manera diferente?. El nuevo concepto que da respuesta a ésta y otras interrogantes es la Inteligencia emocional, la misma que viene a ser una destreza que nos permite conocer y manejar nuestros propios sentimientos, interpretar o enfrentar los sentimientos de los demás, sentirse satisfechos y ser eficaces en la vida a la vez que crear hábitos mentales que favorezcan nuestra propia productividad. Otras habilidades que caracterizan a la Inteligencia Emocional son: suficiente motivación y persistencia en los proyectos, resistencia a las frustraciones, controlar los impulsos, demorar la gratificación, regular el humor, mostrar empatía y abrigar esperanzas. El proceso de alfabetización emocional, empieza desde muy temprano. Cuando los niños reciben suficiente aprobación y estímulo, son animados a asumir pequeños desafíos, miran la vida con optimismo y son afirmados en sus propias destrezas, sin duda van a adquirir una amplia gama de habilidades sociales y emocionales a medida que pasan los años. Aún dentro de los procesos intelectuales, la Inteligencia Emocional es un ingrediente importante para desarrollar una buena disposición para aprender. Se mencionan los siguientes aspectos: - confianza en sí mismos - intencionalidad o persistencia - curiosidad - capacidad de comunicación - autocontrol para modular y dominar sus propias acciones - cooperatividad Cuando no se da en su tiempo este tipo de adiestramiento, nos convertimos en "analfabetas emocionales", situación ésta que nos explicaría cómo nuestro "cerebro emocional" en un momento de tensión o extrema presión, nos puede derrumbar, paralizar y desorganizar, bloqueando totalmente a otras facultades mentales y a la mente analítica. Gracias a Dios los descubrimientos son también alentadores con respecto al REAPRENDIZAJE EMOCIONAL, proceso que de ninguna manera es espontáneo. En algunos casos, es verdad, los acontecimientos naturales de sus vidas contrarrestan las huellas de los traumas emocionales. En otros casos el circuito emocional tiene que ser reeducado o sea el curso positivo de las emociones puede ser reaprendido. Este nuevo aprendizaje significa poder construir una nueva vida con relaciones sólidas y confiables y un sistema de creencias que encuentre significado incluso en un mundo en el que la injusticia o la violencia tienen su lugar preferente. Todos estos elementos son señales de éxito en la reeducación del "cerebro emocional".


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo