Cuando llegan las desgracias...

 

Las disputas y los altercados domésticos se quedan pequeños al compararlos con situaciones de verdadera crisis para la pareja o familia. Nos referimos a sucesos tales como la pérdida repentina de empleo, el divorcio, un accidente traumatizante, o la muerte de un miembro de la familia.

 

Ingredientes de la crisis

 

La crisis sobreviene como resultado de un cambio crucial en el curso normal de los acontecimientos familiares. Toda crisis tiene tres ingredientes:

 * Cambio significativo.

*  Inestabilidad.

* Oportunidad para tomar decisiones (positivas o negativas)


En las parejas y familias, estas situaciones son comparables a un navío que zozobra. Un cambio atmosférico importante hace que el barco entre en una situación de peligro e inestabilidad que obliga a la tripulación a tomar decisiones importantes. Estas pueden ser positivas (utilizar medios avanzados de emergencia y métodos para salvar la situación) o negativas (perder el control y desesperarse).

 

Pasos de la crisis

 

Por norma general, las crisis siguen un curso fijo, de acuerdo a los siguientes pasos:

 

1. Advenimiento de la crisis. Con la presencia de una fuente de tensión (o estresor) se desencadenan los acontecimientos que produen la crisis familiar. Por ejemplo, un ataque cardiaco que sufre un padre de familia a los 50 años. La crisis puede desencadenarse por un estresor de magnitud o por la acumulación de varios pequeños estresores que producen sobrecarga.

 

2. Período de desorganización. La carga repentina produce una serie de efectos que desencajan la vida familiar. El ataque cardiaco toma de sorpresa a la esposa y a los hijos. Poco después del choque inicial han de hacer arreglos para asistir al padre, comunicarse con los médicos,cambiar sus horarios,etc. Es un momento difícil en el que no se encuentra sentido a la desgracia, se piensa en cómo se podría haber evitado, en quien tiene la culpa...En estas circunstancias se necesita más apoyo por parte de los amigos, la familia y los profesionales

 

3. Período de reorganización y recuperación. Después de tocar fondo. el problema inicia el camino hacia la recuperación. Cuando el enfermo se encuentra fuera de peligro se le recomienda reposo total durante varias semanas. Esto supone una variación de la vida habitual de la familia, pero puede encontrarse un método para afrontarla, la ayuda sistemática de varios miembros de la familia, el apoyo y la educación por parte de enfermeros o trabajadores sociales que ayuden al paciente a adquirir un estilo de vida que prevenga otra recaída, etcétera.

 

4. Período de estabilización. Se trata de la vuelta a la normalidad, aún cuando la normalidad, en ciertos acontecimientos, no llegará a ser la misma que antes de la crisis. En nuestro ejemplo, el paciente reanuda su vida de trabajo y todos entran en una situación estable después de la turbulencia.

 

Mucha personas reciben una experiencia crítica de forma repentina y no tienen tiempo para reaccionar de forma adecuada. Es muy útil entender la forma en que se debe hacer frente a la crisis, pues estando familiarizados con ciertos pasos básicos, si sobreviniera una situación crítica, podríamos encararla de forma satisfactoria. Las preguntas fundamentales son: Cómo afrontar la crisis?  Qué medidas tomar para salir sanos y salvos de esta situación?

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

 

Please reload

Buscar por Categoria
Recientes

February 14, 2020

February 12, 2020

February 10, 2020

February 7, 2020

February 6, 2020

Please reload

Archivo