Expresa amor en palabras


La palabra tiene poder. Puede hacer mucho bien o mucho mal. El apóstol Pablo conocía la importancia de las palabras, por eso recomendó: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación. A fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29).


El mal uso de las palabras.

Hay personas que afrontan los conflictos con proyectiles en forma de palabras. “El pistolero” o la “pistolera” (ambos sexos disparan igual) usa las palabras para herir. Cada discusión se torna acalorada, y toda circunstancia adversa o desafiante degenera en una crisis en la que no se habla sin insultar. ¡Qué triste vivir así!


El buen uso de las palabras.

El apóstol nos anima a usar las palabras con dos propósitos: para hacer bien al prójimo, y para agradecer a Dios. Utiliza estas dos razones como filtro. Si lo que vas a decir no tiene el propósito de ayudar o agradecer, no lo digas, mejor habla con Dios.


El poder de las palabras.

Las palabras pueden hacernos sentir muy bien o muy mal. Dios nos dio dos oídos y una sola lengua. Tal vez por eso deberíamos oír más y hablar menos. Procura hablar todo lo que anime, todo lo que eleve la estima propia de tu familia, tus amigos y cualquier persona. Recuerda esta frase: Nunca nadie se arrepintió de algo incorrecto que no dijo.


Analicemos los aspectos que nos gustan de nuestra pareja y aquellos que agredecemos que tengan, esto nos ayudará a que miremos siempre los positivo en vez de lo negativo. ¡Que viva el amor! ¡Que vivan las palabras positivas!!


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo


Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2020 IDM --Misión Internacional de Desarrollo