Un error terrible

 

 

 

 

Una mañana de primavera de 1932, un grupo de personas se había reunido en el campamento Keamy, en San Diego, para presenciar la llegada de la aeronave de helio más grande del mundo, el USS Akron. Esta enorme nave de casi 240 metros de largo había sido inaugurada el año anterior y representaba el clímax de la tecnología de aviación.

 

Doscientos reclutas de la marina de los Estados Unidos esperaban listos para sujetar las numerosas cuerdas de la aeronave y asegurarla firmemente a tierra. Cuando finalmente llegó, tuvo problemas para estabilizarse debido a ráfagas de aire ascendente. Finalmente, después de cuatro intentos, la tripulación de tierra fue capaz de sujetar las cuerdas y asegurar la trompa a tierra. Sin embargo, una corriente de aire empezó a levantar la cola de la enorme aeronave.

 

La tripulación quiso sujetarla pero sin éxito. Primero se levantó sesenta centímetros, luego un metro, después un metro y medio. ¿Qué hacer? La tripulación era inexperta y no comprendía la fuerza de la aeronave. Cuando alcanzó tres metros, la tripulación se dejó caer a tierra y cayeron unos sobre otros pero sin hacerse mayor daño. Uno de ellos esperó hasta los seis metros y se rompió un brazo en la caída. Mientras el USS Akron se levantaba cada vez más, la multitud se dio cuenta con horror de que tres hombres todavía permanecían aferrados a la cuerda. Uno de ellos, el marino Edsall, se desplomó hacia la muerte desde los cincuenta metros de altura como un saco de arena. El USS Akron seguía elevándose. Después, la multitud horrorizada vio cómo el marino Nigel M. Henton cayó moviéndose desesperadamente y rebotó en el suelo duro sin que se pudiera hacer nada para salvarlo. El tercero, Charles «Bud» Cowart, fue encontrado con vida milagrosamente dos horas después. No se sabe si consiguió amarrarse con la cuerda o la tripulación de la nave logró rescatarlo.

 

Muchas veces cometemos el error de creer que podemos controlar ciertas situaciones y nos aferramos a ellas creyendo que finalmente las someteremos. Cuando las cosas empeoran, se hace más difícil soltarlas porque las consecuencias son más dolorosas y quedamos atrapados en una situación sin salida. No cometas ese error. Reconoce desde bien temprano lo que está mal en tu vida y córtalo de raíz. Enfréntate a una caída pequeña hoy para que mañana no tengas que arrojarte a un precipicio ¿No crees que vale la pena?

 

 

Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan (Proverbios 5:22).

 

 

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Please reload

Buscar por Categoria
Recientes

May 21, 2020

May 14, 2020

Please reload

Archivo