Cadenas de compasión


Un hombre se acercó a Teresa de Calcuta para decirle que una familia hindú que tenía ocho hijos llevaba varios días sin comer, y le pidió que hiciera algo por ellos.

Teresa tomó un plato de arroz y fue a buscarlos. Encontró a una mujer demacrada y unos niños cuyos ojos brillaban a causa del hambre. Teresa le dio el arroz a la madre, y esta lo dividió en dos partes y salió de la choza. Cuando volvió, Teresa le preguntó que había hecho con la mitad del arroz que se llevó, y ella respondió; "Ellos también tienen hambre". La mujer sabía que los vecinos de al lado, unos musulmanes, tenían hambre, y les compartió. Los musulmanes y los hindúes no se toleran. Han peleado la guerra por motivos religiosos más antigua, el conflicto de los mil años, pues comenzó hace un milenio.


Esta fue una sublime cadena de compasión.

El hombre que le avisó a la Madre Teresa que una familia tenía hambre tuvo compasión. También la Madre Teresa, quien le proveyó el alimento, pero la compasión llegó a extremos asombrosos cuando esa mujer fue primero a compartir el arroz con sus enemigos religiosos antes que servir el de sus hijos.


Cadenas de compasión como esta hacen falta en el mundo. Si las hubiera en todas partes tal vez habría concordia. Si las hubiera entre naciones, tal vez no habría guerras y tal vez no habría hambre.


Hay suficientes recursos en el mundo como para alimentar a todos. Elena G. de White escribió: “El rico es un administrador de Dios, y si camina en las pisadas de Cristo, manteniendo una vida piadosa y humilde, llegará a través de la transformación de su carácter a tener un corazón dócil y sumiso. Se da cuenta que sus posesiones son solamente tesoros prestados y los sentirá como sagrados depósitos que le han sido encomendados para ayudar a los necesitados y dolientes, en lugar de Cristo. Esta obra traerá su recompensa en talentos y riquezas atesorados al lado del trono de Dios.

De esta manera, el rico puede hacer que su vida tenga un éxito espiritual, como un fiel administrador de las cosas de Dios”


Si tienes dinero, haz obras de caridad; si tienes papan, compártelo. Si te dan pan, procura compartirlo, aún con aquellos que no piensan como tú.


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo