Recuerda el único mandamiento con promesa – 2

 

 

Viktor Franki, desconcertado, salió a caminar para resolver el dilema partir a los Estados Unidos o quedarse con sus padres para sufrir a manos de los nazis. No veía la manera de hallar una solución cabal. “Cuál era mi responsabilidad? ¿Ocuparme de mis padres? “Luego dijo: “En un momento así uno espera una señal del cielo”.

 

Regresó a su casa lleno de pesadumbre. Al entrar observó un pequeño pedazo de mármol sobre la repisa de la chimenea. Se dirigió a su padre:

 

¿Qué es eso?

¿Esto? Oh, lo he tomado hoy de unos escombros, allí donde antes se encontraba la sinagoga que han quemado. El pedazo de mármol es una parte de las tablas de los mandamientos. Si te interesa puedo decirte también de cual de los mandamientos es el signo en hebreo que se encuentra allí grabado. Porque solo existe un mandamiento que lo lleva como inicial.

¿Cuál es? – le insistí a mi padre.

Entonces me dio la respuesta:

“Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios”.

 

“Así es que me quedé en la tierra…junto a mis padres”, confiesa Franki.

Por eso, dejó caducar el visado para los estados unidos y sucedió lo previsible. Pocas semanas después, la familia Franki fue deportada al campo de concentración de Auschwitz. Allí se separó de su esposa, Tilly, de la que nada supo durante todo el tiempo del cautiverio. De su madre se despidió en el campo de concentración de Theresienstadt.

 

Al presagiar una despedida para siempre, le pidió su bendición. ASsí cuenta lo que ocurrió: “Nunca olvidaré como ella, con un grito que brotaba de lo más profundo de su ser, y que sólo pudo calificar de fervoroso, dijo: “Sí, si, yo te bendigo”, y luego me dio la bendición”.

Pocos días antes, había visto morir a su padre en ese mismo campo de concentración, en una agonía dolorosa. “Pero tenía la sensación más maravillosa que uno pueda imaginar; había hecho lo que tenía que hacer, permaneciendo en Viena por mis padres, acompañándolos hasta la muerte y evitando un sufrimiento mortal innecesario a mi padre”.

 

Este mandamiento, el quinto, es muy importante. Es el único que tiene una promesa. Acuérdate del quinto mandamiento. Honra a tus padres. Ámalos. Obedécelos. Cuídalos en su vejez. Si ya han pasado al descanso, honra su memoria. Recuerda que Dios aprecia y valora lo que hagas por tus padres.

 

Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios (Éxodo 20:12)

 

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Please reload

Buscar por Categoria
Recientes

May 21, 2020

May 14, 2020

Please reload

Archivo