Sin cruz no hay corona



Vengo pronto. Aférrate a lo que tienes, para que nadie te quite la corona (Apocalipsis 3:11).


Jesús dijo: “El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mi” (Mat. 10:38). La razón principal por la cual muchos vacilan y deciden no seguir a Jesús, es porque tienen miedo de llevar la cruz. Sin embargo, Jesús no nos quita nada que sea para nuestro bien. Cuando realmente amamos a Jesús, la cruz no es demasiado pesada; en realidad, ni la notamos. Hay quienes dicen: ‘Yo quiero ser cristiano, pero parece muy difícil. Hay tanta cosas que no debemos hacer… ¡Hacer lo correcto es tan difícil!”


Concretamente, ¿Qué es la cruz que Jesús nos pide que llevemos? Es la cruz de la abrogación, la necesidad de abandonar cualquier cosa que se interponga entre nosotros y Dios Cada uno tiene la suya. Ninguna es igual a las demás. Lo más probable es que sea un hábito, un rasgo que sabemos que no es bueno, pero que lo hemos tolerado por tanto tiempo que nos parece que no podemos abandonarlo sin perder algo precioso. Puede ser el odio, creer que algunas personas nos han perjudicado Injustamente y merecen un acto de venganza. Pero sea lo que sea, tenemos que darnos cuenta de que el problema está dentro de nosotros y, además, representa un obstáculo para el desarrollo de nuestra vida espiritual.


Se dice que un día la reina Victoria escucho un vibrante sermón sobre la venida de Cristo predicado por su capellán, Dean Farrar. Al salir de la capilla le dio la mano, diciendo:


-¡Oh, cuanto me gustaría ver venir a Jesús!


Al ver las lágrimas en los ojos de la reina, el pastor pregunto:


-¿Porqué, Majestad?


-Porque me gustaría mucho quitarme la corona y ponerla a sus pies -respondió la reina.


Ahora mismo tenemos una corona que deberíamos poner a los pies de Jesús. Es la corona de la facultad de elección. El Señor nunca nos obligara a rendirle ese homenaje, pero si lo queremos de verdad, podemos quitarnos esa corona y ponerla a los pies de Jesús.


Entonces el pondrá sobre nuestra cabeza otra corona: la corona del amor. Solo cuando esa corona de amor este firmemente asentada sobre nuestra cabeza, solo cuando el amor de Jesús reemplace nuestro amor al yo, los demás serán atraídos a él. Y lo que es más importante, estaremos cuidando nuestra corona para que nadie nos la quite. Y esto es importante y urgente porque él dijo: “Vengo pronto” (Apoc. 3:11). ¿Tienes segura tu corona? “Aférrate a lo que tienes”. Es urgente.

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2020 IDM --Misión Internacional de Desarrollo