Ramanujan


Corrían los primeros años del siglo XX. Srinivasa Ramanujan trabajaba en la oficina del puerto marítimo de Madrás, en la India. Sus deseos de superarse lo impulsaron a matricularse en una institución de educación media superior, pero le fue mal en todas las materias. Sin embargo, tenía un talento matemático extraordinario a pesar de no haber recibido educación formal en esa materia. De hecho, Ramanujan no solo tenía un talento extraordinario para las matemáticas, sino que estaba obsesionado con ellas. Aprovechaba el tiempo para escribir ecuaciones matemáticas pero, debido a que era muy pobre, lo hacía en sobres arrojados a la basura.


Antes de cumplir veintidós años descubrió nuevos teoremas. Ramanujan envió sus sobres con teoremas escritos a mano a varios teóricos en otras partes del mundo, incluyendo a G. H. Hardy de Cambridge, Inglaterra. Cuando Hardy los recibió les echó un vistazo y, pensando que Ramanujan estaba loco, se fue a jugar al tenis. Las fórmulas que había visto, sin embargo, no lo dejaron en paz y decidió volver a echarles un vistazo. En esta ocasión no solamente las revisó, sino que evaluó su validez, y se dio cuenta de que Ramanujan era probablemente un genio matemático de gran calibre. Con el tiempo, Ramanujan fue invitado a trabajar en Cambridge, donde sus contribuciones sobrepasaron en originalidad e importancia a las de sus mentores.


Esta historia es interesante porque, fuera de las matemáticas, Ramanujan no era una persona brillante. Si te hubieras sentado a comer con él, es posible que no hubieras detectado el fulgor de su genio.


Es posible que tú también te hayas sentido como Ramanujan. Si te analizas con detenimiento, te darás cuenta de que tú también tienes por lo menos un talento que Dios te ha dado. Él te dotó con, por lo menos, una habilidad. Recuerda, la parábola de los talentos dice que todos los siervos, que nos representan a nosotros como siervos de Dios, recibieron por lo menos uno. Si utilizas ese talento con fidelidad, Dios no solo te dará éxito sino también su aprobación. Procura descubrir tus talentos y utilizarlos para la causa de Dios.



A uno le dio cinco mil monedas de oro, a otro dos mil y a otro solo mil, a cada uno según su capacidad. Luego se fue de viaje (Mateo 25: 15).



**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo