Escuchar: Una forma de demostrar que te importa

September 30, 2018

 

Los investigadores estiman que el 70% del tiempo que pasamos despiertos lo hacemos comunicándonos con los demás: hablando, escuchando, leyendo o escribiendo. 33% de ese tiempo lo dedicamos a hablar y 42% a escuchar. Puesto que una enorme porción de nuestro tiempo lo pasamos escuchando, este hecho cobra una importancia primordial en nuestra vida.

 

Errores que se cometen al escuchar

 

La habilidad mediocre de escuchar surge de los malos hábitos. De éstos destacaremos dos de los más irritantes:

 

Interrumpir: Este mal hábito cuando se trata de escuchar es el más detestable. Las personas que interrumpen no prestan atención pues se pasan el tiempo ideando su respuesta, esperando la fracción de segundo cuando puedan interrumpir. Es posible que la interrupción, cuando surge una idea, sea una tendencia humana. Pero tienes que aprender a permitirle a tu cónyuge que termine de decir lo que está diciendo, no importa cuán aburridor sea. Los sanguíneos, en particular tienen problemas con esta cuestión de interrumpir, ya que cualquier cosa que se diga les recuerda una historia que “tienen” que contar de inmediato ¡Inclusive en medio de la tuya!

 

No mirar a los ojos:  Este es el segundo desatino más desagradable de parte de la persona que debe escuchar.  Por lo general Harry es bueno para escuchar, sin embargo hace poco lo detuve en el pasillo para compartir con él algo de importancia. Mientras le hablaba, él miro más allá de mí y cerró un ojo un poco, obviamente tratando de ver si algo en su línea de visión no estaba torcido. Yo dejé de hablar a mitad de la oración. No podía, ni quería seguir hablando sin que me mirara a los ojos.

 

No mirar a los ojos, indica falta de interés, falta de confianza y produce la impresión de que a la persona no le importa lo que su cónyuge le está diciendo.  En una relación que se está deteriorando, la pareja realmente se mira a la cara. La magia de mirarse a los ojos ha desaparecido. Algunas pareja se pasan semanas y hasta meses completos evitando el contacto de los ojos. No mirarse a los ojos se usa como un castigo y para mostrar desagrado. Es cruel rehusar conscientemente mantener el contacto visual con el esposo/a.

 

Los que están envueltos en una relación que ha comenzado a deteriorarse y los que desean convertirse en personas que saben escuchar, harían bien en empezar a restablecer la intimidad mediante el contacto de la mirada. Ambos lo apreciarán.

 

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Please reload

Buscar por Categoria
Recientes

May 21, 2020

May 14, 2020

Please reload

Archivo