Cómo evitar que a tus hijos les afecten los rumores


Los rumores son algo habitual en nuestra sociedad pero los niños pueden creer como ciertos algunos rumores que escuchen en su entorno. Cuando se trata de rumores o chismes son sobre todo los pre adolescentes y los adolescentes los que pueden sufrir más con las consecuencias de los mismos, sobre todo si las personas que lo difunden lo hacen por envidia, venganza o simplemente por hacer daño a otros.

Los objetivos de los rumores pueden cambiar en cualquier momento. Quizá un día los niños hablan sobre algo que alguien supuestamente hizo y al día siguiente es tu hijo la diana de esos rumores. El resultado de esto, es que los niños no saben por qué tienen que sufrir esos ataques gratuitos y no saben cómo lidiar con ellos. Es necesario aprender a lidiar estas situaciones de inmediato y hacer frente de manera saludable lo que ocurre.

Pero, ¿cómo se debe lidiar con los rumores y cómo puedes enseñar a tu hijo a hacerlo de forma saludable? Si bien es cierto que cada situación es diferente, a continuación vas a encontrar algunas ideas para ayudar a tu hijo a lidiar con los rumores.

Descubre de dónde viene el rumor

Es importante averiguar quién comenzó el rumor y descubrir por qué está sucediendo. Quizá el rumor haya comenzado con el objetivo de hacer daño a tu hijo o quizá solo sea un poco de desinformación o malas interpretaciones. Es posible que sea un caso de acoso escolar y estén intentando aislar a tu hijo y lograr que otras personas se vuelvan en contra de él.

Es importante saber esta información antes de que tu hijo responda o actúe a un rumor. Una vez que se sepa todo esto, se podrá decidir mejor qué pasos se deben dar a continuación.

Evitar pensar en los rumores

Si pensáis en los rumores les estaréis dando demasiado poder. Aunque esto puede ser más fácil decirlo que hacerlo, es necesario que tu hijo no centre todas sus energías en lo que dicen de él. Pensar demasiado en los rumores solo hará que tu hijo se sienta peor.

En su lugar, intenta ayudar a tu hijo a centrarse en otras cosas. Puede involucrarse en actividades al aire libre, podéis planear un mini viaje en familia... escoged una actividad que distraiga a tu hijo de los pensamientos de los rumores.

También es buena idea que evite el contacto con redes sociales o WhatsApp o que vigiles el uso que hace de estos medios de comunicación. Aunque esto es especialmente difícil para los adolescentes es muy importante conseguirlo ya que las redes sociales son el caldo de cultivo perfecto para difundir rumores e intentar hacer daño a otras personas gracias a la ventaja del anonimato o la distancia física que les proporciona a los agresores. Quizá tu adolescente quiera saber qué dicen de él/ella pero es mejor no leer palabras crueles para no darles más importancia de la que realmente tienen.

Señales de angustia emocional

Incluso los pequeños rumores o los insultos pueden afectar gravemente las emociones de tu hijo. Deberás estar atento a las señales de angustia emocional que se pueden presentar en depresión, ansiedad, estrés, pensamientos de suicidio, etc. Incluso hay señales de advertencia en condiciones más graves como los trastornos de alimentación, autolesiones, trastornos de estrés psotraumático... que nunca bajo ninguna circunstancia deben ser ignoradas.

Si notas que tu hijo tiene algunas de estas señales será necesario que le lleves al médico para que le derive a un profesional de salud mental y pueda ayudarle en su caso en concreto. Tu hijo tendrá que aprender a manejar las emociones negativas de una forma más saludable y en casa necesitará sentirse seguro y cálido todo el tiempo. Tendrás que escucharle siempre que quiera hablar y mostrar empatía ante sus emociones, sean cuáles sean.

Incluso si tu hijo parece estar bien en casa, siempre es una buena idea darle una oportunidad de compartir sus emociones. A veces, la mejor persona para desahogarse es alguien que no tiene interés emocional en la situación.

Resiste el impulso de buscar venganza

Cuando las personas son malas es muy complicado no sentir rabia y reaccionar negativamente. Al igual que con cualquier otro tipo de intimidación los rumores empeorarán cuando la víctima o conjunto de víctimas se muestran molestos. También es tentador responder con rumores o chismes contra las personas atacantes.

Es necesario ser conscientes de que la venganza en muchas ocasiones no sirve para nada, si no para que los problemas se agraven considerablemente. En ocasiones es mejor cambiar de situación y hacer algo positivo ante el comportamiento mezquino de otras personas.

Reduce las posibilidades de que vuelva a suceder

Es necesario que los niños aprendan de las situaciones y que no se sientan mal por algo que hacen otros. Nadie puede controlar el comportamiento de otras personas y solo nosotros decidimos cuándo nos afecta. En este sentido anima a tus hijos a que sean conscientes de lo que le dicen a otros, incluido lo que ponen en Internet, en mensajes de texto y en correos electrónicos.

Toda esta información puede ser utilizada potencialmente para crear rumores sobre ellos. Explica que mientras más información privada hagan pública o den a otras personas, más munición tendrán los demás. Por lo tanto, deben tener mucho cuidado con respecto a a quién confían y lo que dicen a los demás. Es mejor ser cauteloso con lo que se dice de uno mismo a los demás, cuanta menos información tengan otros, mejor.

Si la cosa se pone fea, toma medidas

Si los rumores empiezan a ser demasiado o a tu hijo le empieza a afectar muy negativamente, además de ir a un terapeuta que ayude a tu hijo a lidiar con las emociones negativas, también será necesario poner en conocimiento de lo que ocurre a la escuela si ocurre en la escuela o a las autoridades si hay amenazas o algún comportamiento vejatorio hacia tu hijo.

Lo que resulta extremadamente importante es que tus hijos aprendan el significado de 'piel de tobogán' y todo lo que digan los demás, simplemente les resbale. Ellos saben su valía y las personas de su alrededor son las que deben apoyarles y mostrarles las personas maravillosas que son. Lo que digan los demás, simplemente, no tiene valor.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo