¡Vaya cuarteto!


Era natural que los cristianos de Jerusalén tuvieran miedo de Saulo. Hacía poco “causaba estragos en la iglesia”. ¿Quién podía creer que ahora fuese discípulo de Jesús? Algo parecido les ocurrió en el año 1999 al pastor Mark Finley y a todo el equipo de “It Is Wiltten” [Está escrito], el programa de televisión adventista, en la campana ACTS 2000 en Mamila. El pastor Finley relata la historia con sus propias palabras: “Me llevaron a visitar la enorme prisión nacional de Muntinglupa, porque 47 prisioneros hablan solicitado el bautismo. De ellos, 21 estaban en el corredor de la muerte. En esa prisión existe una congregación adventista de 456 miembros, fundada después de veintisiete años de trabajo laico. La sala estaba abarrotada de hombres tatuados, con grandes cicatrices y otras marcas en el rostro y los brazos. Muchos de ellos habían sido condenados por violación, asalto a mano armada y asesinato con todas las agravantes de culpabilidad.

“Pero había algo diferente en todos ellos. Ahora sus ojos y sus rostros brillaban. No parecían criminales. Ahora eran mis hermanos en Cristo. Escuche al cuarteto. Mientras cantaban, mi corazón se conmovió y las lágrimas comenzaron a fluir de mis ojos. Llore abiertamente.

El pastor Finley cuenta que luego pregunto quienes integraban el cuarteto. Todos habran sido asesinos. “Un grupo de asesinos convictos, en el corredor de la muerte, esperando el cumplimiento de su sentencia humana, estaban cantando ‘por nuestro Señor, unidos en verdad’ ”. “Después del canto predique un sermón sobre la gracia, el perdón y el poder de Dios pura cambiar la vida. Luego salimos al exterior para el bautismo. Los prisioneros habían construido un pequeño bautisterio. Ellos entraban al agua y yo los bautizaba en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Abrace fuertemente a aquellos prisioneros. ¡Ahora eran mis hermanos!”

La gracia de Dios todavía transforma a los perseguidores y asesinos y los convierte en predicadores, como ocurrió con Saulo de Tarso. Si aquellos excriminales volvieran a sus posibilidades, muy probablemente los miembros de la iglesia temerían juntarse con ellos.

Pero Dios comienza y termina la obra en esos corazones, convirtiéndolos en representantes del Padre celestial, como Saulo de Tarso.

¿Estás dispuesto a que Dios comience y termine la obra que ha empezado en ti?

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: www.facebook.com/impactoproactivo

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo