La disciplina de tu peque: 9 directrices para una crianza efectiva

September 16, 2019

Photo by Ben White on Unsplash

 

Tu peque está desarrollando nuevos gustos, ideas y sentimientos. Junto con su rápido crecimiento y su increíble independencia, también puede pasar por momentos de frustración y enojo, con los cuales aprenderá persistencia y determinación.

 

Como padre y madre, puedes guiar a tu peque utilizando una disciplina asertiva ayudándole así a ser independiente, a aprender a controlarse, y a ganar confianza en su propia persona.

 

Disciplina asertiva: De qué se trata y por qué…

¿De qué se trata? La disciplina asertiva trata de establecer límites claros o reglas que llevarás a cabo de manera consistente, con firmeza y con amor.

 

¿Por qué?:

La  disciplina asertiva ayuda a mantener la tranquilidad y a tener claridad sobre las expectativas. Le ayuda a tu peque a entender que sus acciones y comportamientos traen consecuencias que pueden ser predecibles, y que esta relacionada con el amor que les tenemos, aunque no lo vea de esta manera en el momento.

 

La disciplina asertiva brinda un sentido de seguridad y cariño. Con ella le demuestras que le respetas y al mismo tiempo le ayudas a construir confianza en su propia persona. A través de este tipo de disciplina, le comunicas que crees en su capacidad de cumplir con tus expectativas y con el tiempo, aprenderá a sentir satisfacción cuando cumpla las expectativas que imponga a su propia persona.

 

9 directrices para una disciplina asertiva

  1. No exageres: Para los chiquitines de 3 a 5 reglas serán suficientes.

  2. Prepárate: Considera cuáles reglas son importantes para ti.   Pídele que sea “cuidadoso” en vez de brusco, o dile: “las sillas son para sentarse,” no para pararse o saltar sobre ellas.

  3. Sé consistente: Si el lunes le pides que sea cuidadoso y el martes y miércoles dejas que le pegue al perrito, el jueves será difícil que comprenda que ser cuidadoso se debe aplicar todo el tiempo.

  4.  Habla con claridad y de manera apropiada para su edad: Dile algo como: “Con cuidado, por favor” en vez de una explicación larguísima sobre la razón por la cual, el golpear – o actuar con brusquedad- puede llevarle a una mala resolución de conflictos a futuro.

  5. Dile lo que puede hacer, no lo que NO puede o debe hacer: “Actúa con cuidado por favor, despacito…” en lugar de “No le pegues al perro.”

  6. Manéjale con calma y firmeza: Tu voz y tus expresiones faciales deben de proyectar calma, y firmeza a la misma vez. El gritar puede hacerle pensar que hay un problema, en vez de una regla lógica que deba seguir. Esto también le enseña que gritando es como recibirá cooperación o atención de tu parte.   Si no te responde inmediatamente, o se pone a hacer una pataleta, al gritarle sólo lograrás empeorar la situación.

  7.  Dale tiempo: No te compliques si tu peque no responde inmediatamente. Le puede tomar un minuto para ponerse en marcha – los chiquitines procesan las instrucciones más lentamente que los adultos.

  8. Aplaude cuando realice un comportamiento positivo: Cuando siga las instrucciones, “¡hazle toda una fiesta!” especialmente si lo hace sin que tú se lo pidas – “¡Muy bien!, ¡Te acordaste de tratar bien al perrito!, ¡Ya estás entendiendo lo que necesitas hacer!”.

  9. Sé buen modelo a seguir: Si tu peque observa que los demás en casa acarician a la mascota, entenderá más fácilmente el mensaje. Querrá disponerse a ser como mamá o imitar a los que le rodean. Puede que no siempre haga lo que le pides, pero indudablemente ¡hará lo que haces!.

Los mejores planes a seguir Sin duda, independientemente de que sigas todas las instrucciones al pie de la letra, habrá momentos en que tu peque tratará de afirmar su independencia, desobedecerá las reglas o sucederá lo inesperado. ¿Qué hacer entonces?

  • Tiene que ver con su Comportamiento y NO con su persona.   Recuerda, con la disciplina atacas ciertos comportamientos o acciones; nunca atacas a la persona. Dile: “Los juguetes son para jugar, y las pelotas para tirar.” NO le digas – “¡Qué niña tan mala! ¿Por qué siempre andas tirando los juguetes?

  • Explíca las consecuencias: Asegúrate de que entienda las posibles consecuencias de sus actos y que éstas tengan sentido dependiendo del comportamiento. Digamos, si tu peque no se pone los zapatos, tiene sentido decirle “Vamos a esperar a que te pongas los zapatos para salir.”

  • Consecuencias naturales: Tu peque sobrecarga su mochila con juguetes. La consecuencia natural es que va a estar demasiado pesada para poderla cargar. Tan pronto como la sienta incómoda ofrécele una opción: “Si sacamos algunos de los juguetes, no la sentirás tan pesada. ¿Qué juguetes quieres que dejemos en casa?”

    •  Habrá que tener cuidado de que no se lastime debido a una consecuencia natural. Salir de casa sin su impermeable cuando está lloviendo no puede ser gran problema si sólo se trata de un momento, pero si pasa mucho tiempo fuera se podría enfermar.

  • Consecuencias lógicas: Las consecuencias lógicas no resultan naturalmente de un comportamiento, como lo es, el enfermarse si sale sin abrigo. Tú creas o impones consecuencias lógicas basadas en lo que esté haciendo en el momento.

    •  Por ejemplo, si tu peque se viste con demasiada calma y pierde el autobús, puede que entienda que debido a que perdió el autobús no podrá jugar hoy en el patio de recreo.   Sin embargo, si le dices que no hay televisión esta noche porque perdió el autobús, puede que no sea capaz de entender cómo su acción causó este resultado. Es posible que le sea difícil entender la conexión “lógica”.

    • Las consecuencias lógicas son más efectivas cuando se relacionan con la acción – de esta manera tu peque entenderá el sentido.

 Necesidades básicas y la disciplina

 

Necesidades físicas

  • Hambre, enojo, cansancio, sentimiento de soledad: Es bueno recordar estas necesidades físicas cuando tu peque tiene dificultades al seguir las reglas y los límites o cuando pierde el control. Asegúrate de que sus necesidades estén satisfechas.

  • Necesidades emocionales: ¿Tuvo un día difícil en el parque?, ¿Está extrañando a sus abuelitos que acaban de regresar a su casa?. Considera las necesidades emocionales

  • si acaso no es capaz de cumplir con las reglas generales.

  • ¡Actúa con asertividad!

Ten calma. Habla con claridad. Dale cariño. Sé consistente.

 

Utiliza la disciplina asertiva para establecer reglas apropiadas en cada edad o etapa. Cuando las reglas no se respeten (ir en contra de las reglas es una fase normal del desarrollo), sigue con las consecuencias lógicas y naturales que se ajusten a la situación.

 

Aplicando una disciplina asertiva, te darás cuenta de que tu peque ganará confianza y auto-control, y tú, podrás descansar con más tranquilidad al terminar el día.

 

Y cuando llega el final del día, haz valer tus necesidades conectándote con los demás. Comparte este artículo en Facebook, en tu página web o en otro medio de comunicación social y pregúntale a tus amistades y familiares qué reglas y consecuencias han fijado al practicar la crianza.

 

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Please reload

Buscar por Categoria
Recientes

February 14, 2020

February 12, 2020

February 10, 2020

February 7, 2020

February 6, 2020

Please reload

Archivo