La crianza en equipo


Photo by Natalya Zaritskaya on Unsplash

Cuando tú y tu pareja trabajan como equipo para criar a tu peque, los dos se sentirán más apoyados. Después de todo, ambos tienen la meta en común de criarle saludable, feliz y exitoso.

¡El trabajar en equipo no significa que siempre estarán de acuerdo! En algún momento, todos los padres y las madres tendrán ideas diferentes o discutirán sobre la crianza de su peque. Después de todo, son personas individuales con diferentes ideas, habilidades, valores, historias y personalidades. También le están haciendo frente al estrés que viene con la crianza.

No es el hecho de tener desacuerdos o no, sino de qué manera se manejan los desacuerdos. Aún si tú y tu pareja tienen diferentes estilos de crianza, pueden ejercerla de manera efectiva.

Comunicación, comunicación, y más comunicación

La comunicación efectiva es la clave de la crianza en equipo

  • Asegúrense de que ambos entienden la idea básica y los valores de ambos en cuanto a la crianza. Conversen sobre ello o tomen una clase juntos.

  • Aprendan y respeten su propia historia familiar y cultural. ¿Qué cosas no quieres perder? ¿Qué te gustaría hacer de manera diferente?

  • Hagan un tiempo para llegar a acuerdos generales sobre cuestiones o reglas “diarias” – la hora de dormir, comida, tiempo frente a las pantallas, así como los problemas principales o desafíos persistentes.

  • Hablen sobre los asuntos de la crianza cuando ambos estén tranquilos, especialmente cuando se trata de aquellos temas que son problemáticos. No traten de enfrentar un problema importante cuando la discusión se acalora o cuando estén teniendo dificultades con un comportamiento específico del peque. Hagan el tema a un lado hasta que puedan hablar con calma.

  • Si te incomoda la manera en que tu pareja manejó una situación en particular, no le culpes, ni le critiques ásperamente, especialmente delante del peque. Ofrece una crítica constructiva, proporciona información y expresa cómo te sientes.

  • Todos cometemos errores. Sé amable con tu pareja y con tu propia persona cuando inevitablemente se cometen errores.

Flexibilidad

¿Qué es realmente importante para ti en la idea que tienes sobre la crianza? Por ejemplo:

  • ¿Aprender a decir siempre por favor y gracias es parte importante de tus valores?

  • ¿Restringir el tiempo para mirar TV es algo absolutamente necesario?

  • ¿Crear un desorden es parte de ser creativo?

¿Qué cosas quisieras que pasaran, pero que podrías negociarlas? ¿Puedes ser complaciente sobre la hora de ir a la cama, si ciertos rituales antes de dormir son importantes para tu pareja?

Aprecia los puntos de vista de tu pareja y sus necesidades. Sé flexible y busquen las áreas donde pueden ponerse de acuerdo.

En el momento

Aún con mucha comunicación y acuerdos, es inevitable que haya momentos en que tu pareja maneje una situación de una manera en la que no estás de acuerdo. Por supuesto, si crees que tu pareja está abusando física y emocionalmente de tu peque, Ése es el momento de intervener.

Sin embargo, si ese no es el caso, no reacciones de manera exagerada, puede que haya una muy buena razón por la cual tu pareja reaccionó de esa manera. Consulta con tu pareja acerca de sus acciones. Es importante, especialmente para los peques más pequeños, ver que sus padres estén unidos y trabajando en equipo. La estabilidad y la consistencia hacen que los peques se sientan seguros y con confianza.

Cuando no puedes hacer que se trabaje en equipo

A veces, tú y tu pareja tienen problemas de relación que están interfiriendo en su capacidad para trabajar en equipo. Es fácil ignorar la relación cuando están criando juntos a un peque, pero la solución de los problemas de la relación es esencial y te ayudará a ser capaz de trabajar mejor como equipo.

Puede ser difícil llegar a estar de acuerdo en la forma de ejercer la crianza si tú y tu pareja cumplen algún rol con rigidez – como actuar como la persona “divertida” o la “estricta”. Opten por la flexibilidad.

A veces tú y tu pareja pueden encontrarse en un callejón sin salida y no pueden llegar a un acuerdo. Es posible que necesiten ayuda externa.

  • Consideren la ayuda de un consejero.

  • Únanse a un grupo de crianza donde puedan conversar con otros padres de familia y donde puedan recibir orientación de profesionales educadores especialistas en asuntos de disciplina y demás, así como maneras positivas de comunicación entre la pareja acerca de la crianza.

La armonía de los padres de familia

Puede que no siempre estén en perfecta armonía, ¡pero juntos pueden lograrlo!

Compartan cuáles son sus valores e ideas acerca de la crianza. Apóyense uno al otro con respecto a las reglas generales, asimismo al crear acuerdos acerca de las reglas generales, directrices y disciplina. Creen compromisos y sean flexibles en las áreas en las que no están de acuerdo. Cuando tu pareja está disciplinando a tu peque, ofrécele tu apoyo en el momento, y hablen del asunto después, cuando estén solos y haya calma. Tu peque se beneficiará al verlos trabajando juntos en equipo y creará un hogar con más armonía.

Comparte esta publicación en tu página de Facebook y ve la manera en que otros padres de familia están tratando de mantener armonía a la hora de disciplinar a sus peques.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo