Haciendo malabares: Entre la familia y la vida laboral


Photo by Kinga Cichewicz on Unsplash

“Es importante encontrar un balance apropiado entre el trabajo y la vida” ¿Has escuchado esto alguna vez? La realidad es que no siempre es fácil.

Por un lado, puedes sentir presión en tu trabajo para realizarlo de manera eficiente.

Por el otro lado, también sientes la presión en casa al asegurarte de que le estás dando a tu familia la atención y el tiempo que necesita, esto incluye a tu peque, tu pareja y por supuesto las labores propias del hogar — desde lavar la ropa, hasta lavar los trastes.

Recuerda, necesitas -y quieres — tener tiempo para disfrutar de la familia y de las amistades, y también tiempo para dedicárselo a tu propia persona.

Tratar de ser todo y hacer todo es una tarea imposible. Establecer prioridades y expectativas realistas, para después seguir adelante, te permitirá enfocar tu día con más atención y confianza y te permitirá ser lo mejor que puedes ser tanto para tu familia como para tu lugar de trabajo.

Pareciera ser imposible a veces, pero puedes aprender a hacer malabares y encontrar un balance en tu vida.

Actúa pro activamente

Ser proactivo significa prepararse para lo inevitable y las posibles “sorpresas”. Haz planes con anticipación.

Cuidado infantil

Si tú y tu pareja trabajan o si eres la única persona que se encarga de tu peque, inevitablemente necesitarás ayuda para que alguien le cuide. Hazte las siguientes preguntas

  • ¿Cuánto necesitas?

  • ¿Cuánto puedes pagar?

  • ¿Cuáles son tus valores con respecto al cuidado durante la infancia

Enfermedad

¿Qué opciones tienes si tu peque se enferma?

  • Si tienes licencia por enfermedad, ¿la puedes usar cuando se enferma tu peque?

  • ¿Tienes algún miembro de la familia en quien puedas confiar o un vecino que pueda cuidar a tu peque cuando no se siente bien?

  • Podrías necesitar ayuda extra si también tú te enfermas

Tiempo en el trabajo
  • ¿Tu empleo te proporciona flexibilidad de manera que puedas pasar más tiempo con tu peque y esté menos tiempo en la guardería? ¿Y el trabajo de tu pareja?

  • ¿Estás amamantando? Recuerda llevar al trabajo una bomba de lactancia en caso de que la necesites o una blusa extra en caso de que gotees

Tiempo en casa
  • Crear rutinas simples te puede ayudar – desde saber quién se encargará de la cena cada noche, hasta cómo pondrás en la cama a tu peque.

  • Las rutinas no sólo ayudan a manejar la vida con más facilidad, sino también tu peque se beneficia al entender las expectativas.

  • Las rutinas son el momento perfecto para conectarte de forma individual con cada uno de tus peques todos los días. Haz de la preparación de la cena, el baño y la hora de irse a la cama un momento especial. Al tener una rutina se puede evitar la perdida de tiempo que genera la continua negociación cuando te preguntan “¿qué vamos hacer ahora?

La hora de comer
  • Planea el menú con anticipación.

  • Prepara los alimentos, como cortar las verduras la noche anterior.

  • Utiliza una olla de cocción lenta.

  • Prepara porciones más grandes que se puedan usar al día siguiente, como ensaladas, caldos y cacerolas.

  • Saca de la biblioteca un libro de recetas fáciles

Labores del hogar
  • ¿No puedes terminar todo? Empieza una carga de lavado, incluso si no puedes doblar y guardar todo el mismo día.

  • Date oportunidades. Deja los trastes enjabonados si no tienes tiempo para lavarlos. Alguno de los quehaceres pueden esperar hasta el fin de semana.

  • Divide los quehaceres con tu pareja. Puede que no hagan las cosas exactamente como quisieras, igualmente agradece que estás trabajando en equipo.

  • ¿Conoces a algún adolescente de la colonia que necesite dinero extra? Si puedes pagar, contrátale para que te ayude a lavar la ropa o con la jardinería.

Vive en el ahora

Si estás en el trabajo, estás en el trabajo. Si estás en casa, estás en casa.

Parece sencillo, pero a veces no lo es. A menos que sea una emergencia, no revises el correo electrónico del trabajo en casa. En el trabajo – deja de estar comunicándote con la niñera. Si estás en comunicación constante con el trabajo y la familia tendrás problemas con ambos.

Mientras más te enfoques en el lugar donde estás y en las actividades propias, más rápido terminarás las cosas y disfrutarás el momento donde quiera que te encuentres.

Tú y tus relaciones

A pesar de lo ocupado que estés al administrar el trabajo y la vida familiar, nutre tus relaciones adultas y dedica tiempo a tu propia persona. ¡Encuentra oportunidades o crea tiempo para ello!

  • Treinta minutos de arrumacos mirando televisión después de haberse dormido el peque puede ser lo que necesiten tú y tu pareja para relajarse.

  • Diles que sí a los abuelitos cuando quieren pasar tiempo con el bebé. Salgan a cenar o den un paseo.

  • Tu pareja puede utilizar algo del tiempo a solas con el peque para desarrollar su relación individual. Mientras lo hacen, sal con una amistad o lee un libro en el parque cuando el tiempo lo permite.

  • ¿Necesitas hacer ejercicio? ¿Puedes caminar o montar en bicicleta para ir al trabajo algunos días?

  • ¿Te transportas al trabajo en autobús? Escucha tu música favorita, un audiolibro o un podcast.

No es 50/50

Estar disponible para el trabajo y para la familia no siempre se divide en partes iguales o en un paquete ordenado al 50/50.

Algunas veces necesitas enfocarte más en la familia. Quizás tu peque esté molesto porque le están saliendo los dientes.

Quizás tu pareja no se encuentra contigo y tu peque necesita atención extra.

Algunas veces, en el trabajo hay un proyecto grande que necesita más atención de lo normal.

Crear un balance significa estar consciente de las circunstancias cambiantes de la vida diaria. A medida que tu peque crece y cambia, las necesidades de la familia también cambian con el tiempo.

El equilibrio correcto

Puede que tome algo de práctica, pero puedes encontrar el equilibrio correcto para ti y tu familia.

Las rutinas sencillas pueden simplificar tu vida. Céntrate en dónde estás y lo que estás haciendo. A pesar de las muchas demandas, serás mejor malabarista si tomas tiempo con tu pareja y tus amistades, y a la vez cuidas de tu persona. El cambio de circunstancias puede significar el cambio de maniobras entre el trabajo y el hogar, pero con la práctica mejorarás el equilibrio de la vida cotidiana e incluso esos días que vienen con sorpresas.

¿Qué consejos utilizan los demás para equilibrar todo? Comparte este artículo en Facebook y echa un vistazo a los comentarios sobre cómo desarrollaron sus habilidades para los malabares.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo