Cambiar Un Mal Hábito en 2 Etapas:


Photo by Eli DeFaria on Unsplash

Primera etapa:

1. La próxima vez que sientas la necesidad de hacer X haz una pausa y toma conciencia de dónde estás y con quién estás (Puede ser una persona o un lugar o situación que provoca el hábito).

2. Presta atención a tus sentimientos, ¿son negativos o positivos?

3. Ten en cuenta si caes en el hábito cuando estás feliz o triste, por ejemplo.

4. Nota cualquier diálogo interno o los mensajes que te estás enviando (Estos pueden haber sido programados desde la infancia, por ejemplo, «Limpia tu plato» o «me lo merezco» puede conducir a comer en exceso. «¡Date prisa» «Nunca estás a tiempo» puede conducir a la desorganización y por lo tanto llegar tarde).

Segunda Etapa:

Ahora que eres consciente de lo que «presiona el botón del hábito», es el momento para presionar un nuevo botón para cambiar un hábito. Recuerda que no naciste con tu hábito, lo aprendiste, por lo tanto también lo puedes desaprender.

5. Pregúntate si estás dispuesto a ser responsable de cambiar tu hábito no deseado ¿Sí o No?

6. Recuerda que has practicado tu hábito no deseado por mucho tiempo y ahora es el momento de parar y llegar a desarrollar otra cosa diferente.

7. Las creencias son a menudo profecías autocumplidas, por lo que piensa, imagina y actúa positivamente de que puedes lograr cambiar y superar un viejo hábito por uno nuevo y más útil.

8. Recuerda que obtienes aquello en lo que te enfocas. Si te enfocas en lo duro y difícil que es cambiar un hábito entonces eso es exactamente cómo va a ser. Enfoca tu mente en la facilidad del proceso del nuevo aprendizaje.

9. La mejor manera de cambiar un hábito es imaginarte primero a ti mismo habiéndolo conquistado.

Tómate el tiempo necesario para visualizar tu nuevo hábito desarrollando el proceso de forma divertida y agradable, piensa en que recursos necesitas para desarrollar de manera efectiva la nueva conducta e imagina tener el control total de tu comportamiento.

10. Cuando hayas visualizado el nuevo hábito y estés satisfecho con tu nuevo comportamiento, repite el proceso varias veces para que tu mente instale esa nueva conducta y empieces a actuar de verdad.

Por último, sé amable contigo mismo. A veces se puede cambiar un hábito de la noche a la mañana, a veces puede tomar algo de más práctica, por lo que «piensa en positivo» y rompe ese hábito que no te está ayudando a ser quien quieres ser.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo