Una expresión de amor


Photo by Anastasia Sklyar on Unsplash

Porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere. Prov. 3:12.

La versión de Ferreira de Almeida, dice: "El Señor al que ama reprende", porque amar y reprender se derivan de la misma raiz hebrea.

Dos verbos expresan el mensaje de hoy: Amar y reprender. En la mente del sabio la reprensión es consecuencia del amor.

El ser humano nunca entenderá el amor divino, por una simple razón: El hombre juzga el carácter de Dios desde su prespectiva humana. Pero, el amor humano, por más puro que parezca, trae la mancha del egoísmo. Ama, esperando algo a cambio, por interés o por conveniencia.

Con Dios las cosas son diferentes. El ama porque su naturaleza es amor. Ama sin esperar nada a cambio, simplemente por el hecho de amar. El amor lleva al Señor a querer el bien de sus hijos y muchas veces, cuando el hijo amado haciendo uso de su libertad, corre neciamente en dirección a la muerte, el Padre usa el instrumento de la reprensión o castigo, en hebreo es yakay, que literalmente significa convencer. Es una pena que a veces la única manera de convencer al hijo es a través del dolor. Tal vez por eso la mayoría de los traductores usa la palabra castigo. El mismo Señor, hablando de Israel, dice: "Yo le seré a él padre, y él me será mi hijo. Y si él hiciere el mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres".

¿Puedes tú imaginar un Dios con el rostro colorado de rabia y la chinela en la mano, corriendo detrás del muchacho malcriado? ¡Claro que no! Dios es amor y nunca pierde la paciencia. Su "castigo" o "reprensión" no tiene nada que ver con rabia. Es por amor que trata de convencer al hijo del triste futuro que le espera, si continúa en la senda del mal. Dios permite que las propias decisiones equivocadas del hombre, le produzcan dolor y le arranquen lágrimas. Lamentablemente, ese es el único lenguaje fácil de ser entendido por la criatura.

¿Cuál es la dirección del camino que tú escogiste? ¿Te pusiste a pensar antes o será necesario caer exhausto, sin fuerzas y herido para convencerte de que existe un camino mejor?

Hoy es un nuevo día, y todo nuevo día es también una nueva oportunidad de tomar decisiones sabias. ¿Qué decisión podría cambiar el rumbo de tu vida? Recuerda: "Porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere".

*Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo