Ansiedad o preocupación


Photo by Nik Shuliahin on Unsplash

La congoja en el corazón del hombre lo abate; mas la buena palabra lo alegra. Prov, 12:25.

Los nativos de la tribu campa me enseñaron muchas lecciones de vida práctica. Cierto día olvidé la mochila en el barco. Me desesperé tratando de descubrir una manera de recuperar mis pertenecias.

-No hay nada que podamos hacer ahora - me dijo el jefe de la aldea. Mañana el barco regresará y el conductor traerá la mochila de vuelta.

-¿Y si no la trae? - Pregunté ansioso.

-En ese caso - respondió el sabio cacique -, guarda tus fuerzas para resolver el problema de mañana.

Tú sabes muy bien que la ansiedad no soluciona ningún problema, no sirve de nada, solo causa sugrimiento; pero si tú eres tan humano como yo, tu tendencia será pasar horas analizando un problema cuya única solución es el tiempo. Lamentablemente, el tiempo no está hecho apenas de segundos y minutos, sino también de horas, y a veces, de meses y años.

¿Qué solución es pensar durante la noche que tu ser querido estaría vivo si no hubiera viajado? ¿Qué beneficio hay en desesperarse por un amor que llegó a su fin? ¿Para que hundirse en la arema movediza de los lamentaciones por un negocio que quebró?

En el texto de hoy, Salomón anconseja que ante casos que no tienen solución humana, lo mejor es decir palabras de optimismo.

"Yo te dije", "Yo sabía", "¿Ahora entiendes?" "¿Cuántas veces te lo dije?" y otras expresiones comunes como estas, no son ciertamente la "buena palabra" que el texto menciona.

¿Estás enfrentando algún drama en este momento? ¿Tiene que ver con tu matrimonio, con la situación de algún ser querido, con tus negocios o con tu empleo? Después de poner el problema en las manos de DIos, pídele que te ayude a ver la diferencia entre luchar para superar las dificultades o preocuparse inútilmente con algo que, por lo menos hoy no tiene solución.

Si tu problema no puede solucionarse hoy, duerme confiado en las promesas de Dios y, como dijo el viejo cacique, guarda tus fuerzas para solucionar el problema cuando el momento oportuno llegue.

Hoy es un nuevo día. Mira el brillo del sol. ¿No hay sol donde tú estás? Mira la luz del día ¿Sabes por qué esa luz existe? Porque luego de la tomenta, el sol continuá brillando. Espera un poco y la tormenta pasará, y no olvides: "La congoja en el corazón del hombre lo abate; mas la buena palabra lo alegra".

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo