Al perder también se aprende


Photo by frank mckenna on Unsplash


Una de las lecciones más importantes que deben aprender en esta vida nuestros hijos es a perder y a ganar. A perder, por muchos motivos, no solo por respeto a si mismos o a los demás. Deben aprender a escuchar, a ceder, a comunicarse y argumentar, a automotivarse y motivar. Desarrollan habilidades cognitivas, conceptos éticos y valores morales. Y lo más importante, les entrena en la definición de objetivos y metas y en el establecimientos de medios para conseguirlos. ¡Perder debe tener un sentido y un aprendizaje!


Existen derrotas, nadie está a salvo de ellas. Por eso es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotados sin siquiera saber por qué se está luchando. Paulo Coelho


Si tu hijo es de los que se enfadan cuando pierden, si abandona el juego o hace trampas, si se entristece e incluso se vuelve agresivo, te está diciendo a gritos que necesita ayuda para aprender a perder. Ahora que es pequeño es fácil cambiar esa actitud. ¡Cuantos de nosotros conocemos a adultos que no aprendieron a perder ni a ganar en su momento y hoy se han convertido en adultos inflexibles y arrogantes, difíciles de tratar!


Cinco pautas básicas:
  1. Vigila el ejemplo que le das. Si quieres que aprenda a jugar y a perder con deportividad, ¿por qué gritas y vociferas delante de la televisión, durante un partido de fútbol?

  2. Deja que experimente la sensación de perder. Ha de entender que perder es parte de la vida y que ha de aceptarlo. Verbaliza sus sentimientos para que los acepte: “Vaya, veo que no te gusta perder, lo entiendo. ¿Cómo te sientes?”.

  3. Como tu hijo es muy pequeño y no entiende las reglas del juego (o no le interesan), deja que invente sus propias normas para que juegue solo por divertirse.

  4. Trata de elegir juegos en los que no se gane y se pierda sino donde se diviertan todos. Los mejores: los juegos en equipo.

  5. Tanto si ganas como si pierdes, enséñale a hacerlo con sentido del humor y deportividad: 

  • Cuando ganes: “Vaya, casi, casi me ganas, cada vez es más difícil ganarte…”

  • Cuando pierdas: ¡He perdido pero me lo he pasado genial jugando contigo!

Aprender a perder en el juego es un entrenamiento previo a las pérdidas con las que se encontrará más adelante tu hijo en la vida. Puedes transformarlas en un aprendizaje significativo que le permita aprendera reírse de sí mismo, a superar adversidades y aceptar frustraciones. Le preparará para aceptarnormas, respetar las necesidades de los demás y exigirse así mismo.


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2019 IDM --Misión Internacional de Desarrollo