Cambio de ruta


Photo by Patrick Fore on Unsplash


Autor: Alejandro Bullón, Cada día más sabio


El que ama la instrucción ama la sabiduría; mas el que aborrece la reprensión es ignorante. Prov. 12:1.


Aquella tarde el mar parecía enloquecido. De un momento a otro, las olas se agitaron con violencia y perdí el contro de la situación. Fueron minutos que parecían horas. Los intentos de mis colegas para ayudarme, eran inútiles. A cierta distancia vi la silueta de mi esposa que esperaba a nuestro primer hijo. Aquella escena me conmovió profundamente. Imaginar que mi hijo crecería sin un padre, produjo en mí una voluntad sobrehumana de seguir luchando contra el enfurecido mar. Fue inútil, perdí la conciencia.


Cuando desperté, estaba en la playa. Un salvavidas me había llevado hasta la arena. Aquella noche, acostado en el silencio de mi alcoba, reflexioné en todo lo que había sucedido. Joven todavía, con apenas 23 años, estaba pensando en renunciar a un ministerio que apenas había comenzado. Las cosas no marchaban de la manera que yo quería. En algún momento, imperceptiblemente, estaba perdiendo la ruta del vuel oqur Dios había trazado para mí. Necesitaba una corrección. Corrección no es castigo, es crear circunstancias para cambiar el rumbo.


Al conducir el avión, frecuentemente el piloto encuentra tormentas en el camino. Esas tormentas pueden destruirlo o hacer que cambie de rumbo, para llegar salvo al destino. La vida en esta tierra es un viaje rumbo al glorioso destino que Dios tiene preparado. Con frecuencia, imperceptiblemente, olvidamos eso y salimos de la ruta. Dios nos permite entonces que aparezcan nubes atemorizantes para forzarnos a corregir el plan de vuelo. No rechaces la disciplina. Acéptala como un instrumento de redención.


Vale la pena repasar y evaluar la ruta todos los días. Es preciso. Es imprencindible. Es necesario. Ninguna corrección que viene de Dios tiene propósitos destructivos. La corrección divina es un instrumento de amor. El versículo de hoy dice: "El que aborrece la represión es ignorante".


Siéntete amado por Dios, aunque soplen vientos en tu vida. Acepta la reprensión divina, medita y cambia el rumbo, porque "el que ama la instrucción ama la sabiduría; pero el que aborrece la reprensión es ignorante".


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2020 IDM --Misión Internacional de Desarrollo