Consejos básicos sobre la comida rápida


Photo by Janice Lin on Unsplash


Fuente: Sanitas


En nuestra ajetreada sociedad actual, son muchas las personas que no tienen la posibilidad de comer en casa de forma regular. La comida rápida suele ser una de las opciones más habituales. Sin embargo, tenemos que tener cuidado y no dejar de lado las consecuencias de un mal hábito alimentario.


La obesidad es una enfermedad que crece de manera progresiva en nuestra sociedad. En 2016 en España el 70% de la población adulta tenía problemas de sobrepeso, y el 20% de los niños, según un estudio realizado por investigadores del Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (IMIM) y médicos del Hospital del Mar. Además, la obesidad multiplica las probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular o cáncer.


Si buscas algo para comer de forma rápida, es importante que te asegures de que también sea saludable. Aunque, esta preocupación por una alimentación sana no ha de llevarte en ningún momento a saltarte el almuerzo. No siempre comida rápida significa comida poco sana podemos comer comida italiana, comida china y hamburguesas de forma saludable.


Consejos básicos sobre la comida rápida

El éxito de los locales de comida rápida no solo radica en la comodidad, la comida rápida ha captado también nuestros paladares; esto es, nos soluciona el problema de comer cuando no tenemos tiempo, y, además, cada vez más, nos gusta lo que comemos.

La comida rápida produce

  • Aporte energético excesivo: una hamburguesa con patatas, salsa y bebida tiene más de 1.200 calorías que añadidas a las calorías de otras comidas es demasiada energía para el cuerpo.

  • Exceso de grasas saturadas: estas grasas favorecen la formación de colesterol LDL, conocido como “malo”, no solo por sus ingredientes, sino porque se cocinan en aceites baratos, que son los de palma y coco.

  • Abundantes aditivos: los aditivos se añaden para potenciar el sabor de las comidas, pero aportan excesiva sal a nuestro organismo.

Para poder comer comida rápida de manera saludable podemos seguir los siguientes consejos:

  • Elige los platos con verduras: las cremas y salsas tiene un alto contenido graso

  • Escoge alimentos asados o cocidos: los alimentos fritos tienen mayor aporte de grasas.

  • Escoge entre tomar un entrante o un postre: reduce la ingesta de calorías no tomando ambos.

  • Elige ingredientes de bajo contenido graso: cuando selecciones tu comida escoge pollo o pescado, y pide ensaladas mixtas y pan integral, que es más rico en fibras.

  • Mejor tomar zumos de frutas o agua mineral: evita las bebidas gaseosas que tienen más azúcares. El zumo natural o el agua son más refrescantes y, además, contienen más vitaminas y minerales

Comida italiana

Los expertos hablan de los beneficios de la dieta mediterránea, que incluye menores raciones de carne roja y un alto consumo de verduras, especialmente: tomates, cebollas, ajos y aceite de oliva. Puedes incorporar estos beneficios a tu dieta habitual.


Para disfrutar de una comida italiana sana:

  • Toma ensaladas como entrante con salsas ligeras, en lugar de pan de ajo que tiene más grasas y favorece el aumento de peso.

  • Cuando tomes pasta, es preferible usar salsa de tomate que aquellas que son más cremosas, como la salsa carbonara.

  • Las pizzas son la elección habitual en la comida italiana. Es mejor escoger ingredientes vegetales en lugar de carnes o embutidos. También se puede pedir menor cantidad de queso, evitando el alto contenido graso de la pizza cuatro quesos.

Comida china

Los beneficios de la comida china residen en que a menudo contienen ingredientes ahumados o rehogados, lo que tiende a mantener la riqueza nutritiva de los alimentos y a reducir la grasa de los mismos.

Para disfrutar de una comida china más saludable:

  • Evita los alimentos fritos o rebozados, ya sea cerdo o gambas.

  • Elige arroz cocido en lugar de frito. Así disfrutarás de la fibra y los hidratos de carbono del arroz sin la grasa.

  • No tomes pan de gambas como acompañamiento, aporta muchas calorías y tiene poco valor nutricional.

  • Come con palillos chinos. Comerás algo más lento, y tendrás la sensación de haber comido más cantidad.

Niños, hamburguesas y postres

La obesidad infantil es una gran preocupación en la sociedad, el aumento de este problema es debido a los cambios de estilos de vida. Lo mejor es enseñar a los niños a comer de forma equilibrada y a realizar ejercicio con regularidad, de esta manera podrán tomar cualquier tipo de alimento. La hamburguesa es un alimento que suele gustar bastante a los niños, pero se pueden ofrecer hamburguesas sanas o con menor aporte calórico.


Para poder tomar hamburguesas sin preocuparse, lo mejor es:

  • La calidad de la carne es importante. La carne que se utiliza en algunos locales puede contener hasta un 30% de grasas, que si las añadimos la grasa que aporta el aceite de la cocción eleva mucho las calorías finales. Es mejor escoger locales de plena confianza.

  • Las raciones de patatas fritas o pequeñas o para compartir. Los aceites que se utiliza para freír las patatas no suelen ser de la mejor calidad.

  • Mejor tomar zumos naturales o agua en lugar de refrescos con gas. Los refrescos contienen azúcares que añadidos a las calorías de la hamburguesa representan un aporte energético excesivo.

  • Cuidado con las salsas, la mayonesa incrementa las calorías de las hamburguesas. Puedes pedir aros de cebollas a la plancha, rodajas de pepinillo, salsas de tomate o barbacoa que también aportan sabor.

  • Como postre, lo más recomendable es tomar fruta o un yogur. En el caso de que no estén disponibles en el bar o en restaurante, la mejor alternativa es un helado que, al menos, les proporcionará calcio.

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes