El ángel del Señor


Photo by Zac Durant on Unsplash


Autor: Alejandro Bullón, Cada día más sabio


El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. Sal. 34:7.


Era una noche oscura. Más oscura todavía en la cueva de Adulam donde David estaba escondido temblando de miedo, perseguido por Saúl. El salmista huía al sur, y llegó a la tierra de los filisteos, donde fue capturado. Llevado ante Aquis, rey de Gat, fingió estar loco. "Se fingió loco entre ellos- dice el relato-, y escribía en las portadas de las puertas, y dejaba correr la saliva por su barba".


Aquis tuvo compasión y lo mandó soltar. David entonces anduvo errante por el desierto hasta llegar a la cueva de Adulam, donde se escondió durante varios meses y donde escribió el Salmo 34. En él presenta el camino para librarse del miedo que invade la vida cuando llegan dificultades aparentemente insolubles.


El salmista trata hoy de hacerte ver a ti, con los ojos de la fe, lo que tus ojos físicos no pueden ver. Dice él: "El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende". Tú nunca estás solo cuando la tormenta llega.


Debían de ser las cuatro de la mañana cuando llegamos al río aquella madrugada fría del mes de septiembre. Estábamos viajando rumbo a Cruzero, el punto más alto del altiplano peruano. Cruzero es una ciudad bucólica, enclavada en las montañas a cuatro mil metros sobre el nivel del mar.


Uno de nuestros equipos había partido para allá la noche anterior para preparar los detalles de nuestra llegada, pero al llegar al río, aquella mañana encontramos la camioneta del equipo atascada, siendo casi arrastrada por la correntada. Dos mujeres empujaban el vehículo, descalzas, con los pies dentro del agua fría, con temperatura bajo cero. Todos los esfuerzos parecían inútiles, cuando de repente vimos aparecer un jeep. El chofer sacó una cuerda de acero, ató la camioneta, la arrastró al otro lado, guardó luego el cable de acero y desapareció misteriosamente. ¿Quién llamó a aquel hombre en los prados solitarios del altiplano? ¿De dónde vino para ayudarnos?


Vi lágrimas en los ojos de mis compañeros. Vi la emoción escrita en sus rostros. Nadie decía nada, pero otodos sabíamos que era el cumplimiento de la promesa divina: "El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende".


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo