El tiempo de Dios


Photo by Aron Visuals on Unsplash


Autor: Pr. Alejandro Bullón, Cada día más sabio


Entonces mi alma se alegrará en Jehová; se regocijará en su salvación. Sal 35:9.


¿Fuiste alguna vez víctima de una injusticia? ¿Hay alguien que trata de destruirte y tú sientes que estás llegando al límite? Si es así, entenderás lo que David sentía cuando escribió este salmo.


"Se levantan testigos malvados, de lo que no sé me preguntanl; me devuelven mal por bien [...] como lisonjeros, escarnecedores y trahanes, crujieron contra mí sus dientes", se lamenta el salmista.


¿Qué harás tú en esas circunstancias? David escribió este salmo, conocido como uno de los cuatro salmos imprecatorios. Imprecar es desear el mal al enemigo. El Salmo 109 es el peor de todos ellos. Algunos comentaristas cuentan, por lo menos, 30 maldiciones en él.


Creo que es muy humano querer ver al enemigo tragando su propio veneno. Es humano, digo. No cristiano. Jesús vino a enseñarnos un camino mejor. "Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos... y orad por los que os ultrajan y persiguen", y San Pablo confirmó: "No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor".


Por este motivo escogí el versículo de hoy para su meditación. En él se encuentra retratada la actitud de Cristo ante la injusticia.


El contexto en que David escribió este salmo se narra en el libro de Samuel, de la siguiente manera: "Y tomando Saúl tres mil hombres, fue en busca de David de sus hombres... y cuando llegó a un redil de ovejas en el camino, donde había una cueva, entró Saúl en ella para dormir; y David y sus hombres estaban sentados en los rincones de la cueva".


Aquel era el momento. Saúl estaba en las manos de David. Inclusive sus soldados le dijeron: "He aquí el día de que te dijo Jehová; he aquí que entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere".


Si David hubiese tomado la justicia en sus manos, tal vez en ese momento hubiera sentido un "gusto" de venganza, pero después habría sentido el amargo sabor de la culpa.


David prefirió esperar. Dios le había prometido el reino y él se lo daría a su debido tiempo. Aquel que deja la justicia en las manos del Señor nunca fracasa.


Por eso, ante las peores injusticias que tú estés sufriendo, permite que Dios intervenga en tu favor, porque podrás decir: "Entonces mi alma se alegrará en Jehová: se regocijará en su salvación".


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

2015 - 2020 IDM --Misión Internacional de Desarrollo