La sabiduría creadora


Photo by Johannes Plenio on Unsplash

Jehová con sabiduría fundó la tierra, afirmó los cielos con inteligencia. Prov, 3:19.

No vale de nada querer entender la vida y sus complicados meandros. Cuanto más la ciencia aumenta y hace nuevos descubrimientos, más confundida queda la criatura. La ciencia acaba de descubrir que si tú pudieses contar las células de tu cuerpo, verías que la mayor parte de ellas son microbios.

Viven por todo el cuerpo, en los ojos, en la boca, en la nariz, en los oídos y en el cabello. El periodista del Washington Post, Joel Achemback, los describe como "criaturas microscópicas que al ser amplificadas, se asemejan a espantosos monstruos de una película de terror". Esos microorganismos abundan especialmente en los intestinos, donde se los encuentra por millones.

¿Cómo es posible vivir así? Pero, vivimos y somos considerados por la misma ciencia como criaturas sanas. Esto demuestra que jamás seremos capaces de entender los misterios de los cielos y de la tierra.

El otro día, una escritora holandesa que conocí en el aeropuerto de Atlanta, al saber que era un escritor evangélico, me hizo una pregunta: "¿Qué base de información tiene usted, además de la Biblia, para afirmar que Dios existe?" Mi respuesta fue: "¿Qué base tendría yo para afirmar que no existe?"

Dios no necesita demostrar que existe. Podemos verlo a través de toda su obra de creación complicada y misteriosa, como ese asunto de los microbios en nuestro cuerpo. ¡El que necesita probar que por detrás de toda esta maravilla no existe un Dios Creador, es aquel que no cree en Dios!

Aceptar que "Jehová con sabiduría fundó la tierra" es imprescindible para una vida sana, saludable y equilibrada. Tener a Dios produce seguridad, porque la criatura por sí misma se siente instintivamente confusa, perdida y sin sentido. Se parece a un barco sin control en alta mar. Es incapaz de comprenderse a sí misma y deambula buscando un sentido para la existencia.

Antes de iniciar hoy tus actividades diarias, vuelve los ojos hacia ese Dios Creador. Si millones de microbios no son capaces de destruir tu cuerpo, ¿cómo crees tú que el virus del pecado podrá destruir tu alma? No olvides que: "Jehová con sabiduría fundó la tierra, afirmó los cielos con inteligencia".

**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square