La tormenta pasará


Photo by Michael D on Unsplash


Autor: Alejandro Bullón, Cada día más sabio


Levántate, oh Dios, aboga tu causa; acuérdate de cómo el insensato te injuria cada día. Sal. 74:22.


El salmo de hoy nos enseña cómo orar cuando la aflicción toca a la puerta del corazón y da la impresión de que Dios está siendo ciego ante los acontecimientos. Hay gente que no toma a Dios en cuenta. Se burla de la fe de los que buscan al Señor. A veces, es un profesor universitario, o el patrón sin escrúpulos queriendo que tú concuerdes con algo que va contra tu conciencia.


Este es otro de los salmos escritos por Asaf. Por el contexto, entendemos que Asaf vivió en un momento de la historia de Israel en que el ejército enemigo había destruido el Santuario. ¿Cuál es el mensaje de este Salmo para ti hoy, ante los enemigos que persiguen tu cuerpo, pero tratan de llegar también al santuario de tu ser, que es tu conciencia?


El blanco final de los ataques del enemigo, no eres tú. El verdadero sufrimiento que los hijos de Dios experimentan, no es físico. El enemigo de Dios quiere distorsionar el carácter de Dios, hacer que tú creas que Dios no se interesa por tus problemas, que es injusto al permitir que sucedan tragedias en tu vida.


La mayoría de los seres humanos no se da cuenta de este propósito maligno del enemigo, pero el salmo de hoy demuestra que Asaf lo entendió muy bien. Por eso, clama: "Levántate, oh Dios, aboga tu causa".


Cada vez que el dolor llega a tu vida, está en juicio la soberanía de Dios. Su amor, su misericordia y su carácter justo, son juzgados. Esta es la explicación existencial para el sufrimiento de los inocentes.


Todos los días hay millones de seres angelicales observando la reacción del ser humano ante el dolor. ¿Qué harás? ¿Maldecirás a Dios, como desea el enemigo, o te esconderás en los brazos de Jesús hasta que la tormenta pase?


El momento doloroso que tú estás viviendo ahora tiene explicación a la luz del conflicto universal entre Cristo y Satanás, pero la promesa divina es segura. Dios no se olvidó de ti y más pronto de lo que te imaginas, el enemigo tendrá que tragar todo el dolor y la tristeza que te causó.


Con esta certeza, enfrenta las dificultades y clama como Asaf: "Levántate, oh Dios, aboga tu causa; acuérdate de cómo el insensato te injuria cada día".


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes
Archivo
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square