¿Por qué sufrir?


No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, que han de ser sujetados con cabestro y con freno, porque si no, no se acercan a ti. Sal. 32:9.


El pecado es paradójico. Destruye y enseña. Abre las heridad que son capaces de matar y, sin embargo, deja marcas que quedan como instrumentos de instrucción. David sabía muy bien cómo el pecado puede destruir y enseñar.


En el Salmo 51, que es una oración de arrepentimiento, el salmista le promete a Dios: "enseñare a los transgresores tus caminos, y los pecadores se conertirán a ti". David está dispuesto a enseñar las lecciones que aprendió con su trágica y dolorosa experiencia.


En el salmo de hoy, David cumple su promesa. Este es un salmo de instrucción. El primero de doce salmos de este tipo.


La preocupación del salmista en este salmo es que tú y yo aprendamos la mayor lección que alguien puede aprender: que el pecado destruye lo que toca, y que por tanta, es sabio huir de él.


David sabía de lo que estaba hablando. Había pasado noches enteras sin dormir, atormentado por el peso de la culpa y días de angustia y desesperanza, castigado por la propia conciencia. "Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano", afirma en los versículos 3 y 4.


Había aprendido la lección a golpes, con dolor y lágrimas. Y después de haber pasado por esa experiencia trágica, aconseja: "No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento".


¿Qué diferencia hay entre el animal y el ser humano? La libertad. El hombre puede escoger y decidir. El animal es apenas un esclavo de sus propios instintos. Pero, hasta los animales rechazan a veces cosas que los perjudican. Mientras que el ser humano, siendo libre, insiste en andar por sendas que lo llevarán a la destrucción.


Caballo y mulo. Dos figuras interesantes. El caballo tiene la tendencia natural de correr hacia lo lejos. El mulo se empaca. Figuras de la naturaleza que David usa para isntruir.


Hoy es un día de decisiones para ti. Decisiones para vida o para muertes. Tú eres libre para sufrir, para pecar, para llorar, o para vivir feliz al lado de las personas que amas.


Camina con Dios por los senderos escabrosos de esta vida. Salcon la lección que el salmista enseña. Yo quiero tomar el consejo para mí hoy: "No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, que han de ser sujetados con cabestro y con freno, porque si no, no se acercan a ti".


Photo by Eric Ward on Unsplash


Autor: Alejandro Bullón, cada día más sabio


**Si deseas recibir notificación de todos los artículos que publicamos para tu crecimiento personal y familiar, da clic en "Me gusta" de nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/impactoproactivo/

Buscar por Categoria
Recientes